Los signos de los adolescentes dependientes

Partiendo de la inseguridad, la dependencia a menudo se produce en los adolescentes con problemas de autoestima. Actuando como si tuvieran una necesidad de constante compañía de familiares y amigos, los adolescentes dependientes mostrarán normalmente una falta de intereses personales y exhibirán comportamientos asfixiantes o celosos. Debido a que el comportamiento dependiente puede provocar tensión en sus relaciones, los padres deben estar vigilantes para detectar signos de aferramiento en la adolescencia.

Planes personales e intereses

Los adolescentes dependientes a menudo no tienen intereses propios, tales como deportes o pasatiempos, que no involucren un amigo o miembro de la familia. Pueden esperar todo el día o fin de semana que un amigo o una posible novia llame, no pudiendo o no queriendo hacer sus propios planes. Estos adolescentes a menudo tienen sólo un amigo cercano y adoptan los intereses de ese amigo, hasta que termina la amistad, y el adolescente se encuentra un nuevo amigo, adoptando sus intereses. Por ejemplo, un adolescente de repente puede llegar a estar interesado ​​en el yoga sólo porque su mejor amigo toma clases; luego, si se encuentra con un nuevo amigo que juega al baloncesto comenzará a ir a todos los juegos, incluso si no tenía ningún interés previo en el deporte. Por el contrario, los adolescentes normales tienen sus propios intereses, que permanecen constantes en el tiempo y a través de múltiples amistades, en realidad gravitando a las personas que comparten sus intereses. Como señala María RT de Guzmán, Especialista Adolescente de la Universidad de Nebraska, a diferencia de la primera infancia cuando los niños tienen sólo uno o dos amigos cercanos, los adolescentes normales desarrollan múltiples amistades y tienen diversos intereses en diversos grupos.

Espacio personal

Los adolescentes con comportamiento dependiente tienen dificultades para pasar el tiempo solos. Necesitan un amigo o un miembro de la familia para hacer incluso las actividades más mundanas, como viajar a la escuela o ir a la biblioteca, centro comercial o supermercado. A un adolescente independiente no le importa pasar el tiempo a solas y buscará activamente esos momentos, ya que trabaja para descubrir su propia identidad. El autor y psicólogo infantil, Peter Marshall, Ph.D., indica que la soledad es importante para los adolescentes, ya que tienen la necesidad de pensar en cosas como la escuela, las relaciones y la vida, para saber quiénes son y a quiénes quieren ser.

Comportamiento obsesivo

Asfixiar amigos y miembros de la familia es un signo revelador de la conducta dependiente en los adolescentes. La obsesión de llamar o enviar mensajes de texto a tus amigos o novio constantemente porque ella no ha oído de ellos es una indicación de que puede tener serios problemas de inseguridad. Querer saber siempre dónde están sus padres, o estar en todas las conversaciones o decisiones familiares, puede también indicar comportamiento de dependencia. Los adolescentes que son seguros de sí mismos y sus relaciones dan a otros un descanso y necesitan un descanso de los demás también, al menos ocasionalmente.

Celos

Mientras que un poco de celos es normal, por ejemplo, cuando su novia sale en la noche del viernes con sus colegas chicos en vez de con él, los celos excesivos o irracionales son un síntoma seguro de inseguridad. Los celos no saludables, como ponerse excesivamente molesto porque su mejor amigo se fue el fin de semana con su padre en un viaje de campamento, dejando a tu hijo sin nada que hacer ese fin de semana, es una señal de alerta de que tu adolescente puede exhibir un comportamiento dependiente. Según Daniel Tomasulo, Ph.D., profesor de la Universidad de Pennsylvania, cuando un adolescente se vuelve demasiado dependiente de otra persona, puede hacer su vida miserable si no siente que está recibiendo la misma atención por parte de ese amigo.

Más galerías de fotos



Escrito por nathan fisher | Traducido por natalia pérez