Qué significa el juego para los bebés y niños en edad preescolar

El juego es tan vital para la experiencia de la primera infancia como lo es la experiencia del trabajo en los adultos. De hecho, los investigadores de la extensión educativa continua de la Montana State University, explican que "el juego es el trabajo de un niño". Los bebés y los niños en edad preescolar adquieren conocimiento de su entorno, así como la conciencia de uno mismo, a través de actividades de juego. Principalmente, los padres y los hijos desarrollan lazos durante el juego, lo cual es un componente esencial del desarrollo sano del niño.

Desarrollo de habilidades

Los bebés y los niños en edad preescolar desarrollan numerosas habilidades cuando se involucran en el juego, desde habilidades motoras finas y gruesas hasta la interacción social saludable. También mejoran sus conocimientos del lenguaje, aumentan la memoria y fortalecen su capacidad cognitiva. La investigación elaborada por Early Childhood Learning and Knowledge Center añade que las actividades de juego fomentan el desarrollo saludable del cerebro en los niños pequeños. Además, no es necesario el juego complejo para que los niños adquieran las habilidades esenciales, ya que desarrollan habilidades motoras gruesas, caminando o corriendo en círculos.

Construyendo relaciones

El juego entre niños y padres les permite unir y fortalecer su relación. Esta unión es necesaria para el desarrollo emocional saludable, ya que ayuda a construir la autoestima de los niños y les da un sentido de confianza y seguridad con sus padres. El tiempo de juego para padres e hijos es útil para los padres que trabajan, según los investigadores de la Montana State University, ya que les proporciona una oportunidad de aliviar el estrés. Además, los niños aprenden a participar en interacciones sociales saludables con los demás a través de actividades de juego.

Entendiendo el mundo

Los niños desarrollan su visión del mundo a través del juego independiente y social. El juego les permite a los niños probar miedos, aprender el comportamiento a través de la observación a los demás y descubrir sus preferencias personales. Cuando los niños tienen experiencias negativas, es importante que los padres los consuelen y les enseñen cómo hacer frente a las dificultades de la vida para fomentar el desarrollo de una visión saludable. Las experiencias y percepciones tempranas de un niño pueden tener una impresión duradera a lo largo de su vida.

Conciencia de sí mismo

El juego físico activo ayuda a los niños pequeños a comprender la forma en que sus cuerpos trabajan, señala Early Childhood Learning and Knowledge Center. Además, jugando con los demás, los niños aprenden más sobre sus emociones. En la etapa preescolar del desarrollo, el niño puede expresar que se siente triste cuando sus amigos no comparten con ella, o puede expresar que se siente muy feliz cuando sus padres le compran un helado.

Más galerías de fotos



Escrito por k. nola mokeyane | Traducido por dayana trillo