¿Qué significa evidencia de conducta sociopática en los niños?

Los niños generalmente no pueden clasificarse como sociópatas, ya que el diagnóstico de personalidad antisocial no puede darse hasta que un niño tenga 18 años de edad, según señala el psicólogo clínico Jill Weber en una entrevista con Discovery News en 2010. Sin embargo, los niños y adolescentes pueden mostrar conductas que podrían predisponerlos a desarrollar este trastorno. El trastorno de conducta, precursor del trastorno de personalidad antisocial, es el diagnóstico que se da en la infancia a un niño con graves conductas aberrantes. Conocer las señales de advertencia puede ayudar a los padres a tomar las medidas adecuadas y saber cuándo solicitar ayuda profesional.

Conducta problemática

Los niños sin problemas de conducta serios a menudo destruyen juguetes o se comportan impulsivamente cuando sienten ira o frustración. Mostrar este tipo de conducta no significa que tu hijo esté predispuesto a convertirse en un sociópata. Los niños con riesgo de trastorno de conducta muestran conductas graves e intensamente destructivas que podrían provocar daño a la propiedad, como patear o azotar puertas, o perforar orificios en paredes. De acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, los niños pueden provocar incendios con la intención de destruir una propiedad y hacer daño.

Agresión

Todos los niños muestran conductas agresivas ocasionalmente. Podrían empujar a otros niños cuando no hacen lo que ellos quieren, estirar la cola al perro sin intención de causar ningún daño real, o causar conflictos con los hermanos. Pero los niños que pudieran tener un trastorno de conducta participan en actos graves y severos de agresión que podrían causar daños graves o humillación a los demás. Ellos podrían practicar el acoso (bullying) con otros niños, empezar peleas físicas, arrojar cosas a los demás o lastimar animales intencionalmente, como lo señala Mental Health America. Las conductas antisociales agresivas son usualmente identificables por su intento consciente de causar daño o lesiones.

Engaño

Los niños pueden decir mentiras inocentes ocasionalmente o decir mentirillas para librarse de situaciones en las que saben que han hecho algo mal o para escapar de un castigo. Los niños que muestran conductas potencialmente antisociales van más allá de esta línea al tratar intencionalmente de engañar a los demás o mentir para conseguir algo que desean. De acuerdo con la American Association of Child and Adolescent Psychiatry, ellos pueden hurtar en tiendas o invadir propiedades ajenas o vehículos para robar cosas. La principal forma de identificar una conducta engañosa potencialmente antisocial es observar la intención del niño y determinar si estaba consciente o preocupado sobre las consecuencias que sus acciones tienen sobre otras personas.

Romper reglas

Ya sea de forma intencional o no, la mayoría de los niños rompen reglas en algún momento de su desarrollo. Ellos saben que lo que están haciendo está mal, pero la recompensa de romper las reglas en ese momento es tan abrumadora que de todas formas lo terminan haciendo. Los niños antisociales rompen las reglas sin importarles si sus acciones están bien o mal, rompen las reglas basándose en el impulso y la necesidad de gratificación inmediata. Por ejemplo, pueden salirse de clase frecuentemente, huir de casa o estar fuera de ella hasta muy tarde por la noche, señala el Patient Education Institute.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por alejandro cardiel