Siete alimentos que disminuyen los niveles de estrógeno femeninos

El estrógeno es una hormona natural esencial para las mamas femeninas y el desarrollo sexual. Entre sus funciones se encuentran la regulación del ciclo menstrual, el control del funcionamiento del útero y los ovarios, y el estímulo del crecimiento y división normal de las células mamarias. El peso, el ejercicio, el consumo de alcohol y la terapia de reemplazo hormonal son factores que influencian los niveles de estrógeno. Incluso los alimentos que ingieres pueden afectar los niveles de estrógeno de tu organismo.

Zanahorias


Las zanahorias son ricas en beta-caroteno.

Los vegetales y frutas rojos o anaranjados son fuentes ricas de beta-caroteno, un precursor que tu cuerpo usa para fabricar vitamina A. La doctora Natalie Ledesma, MS, RD, CSO, de la Universidad de California, San Francisco, aconseja un consumo diario de beta-caroteno en la forma de zanahorias, batatas, melón, squash o mango. El beta-caroteno y los compuestos carotenoides relacionados de manera química son efectivos para reducir el crecimiento de células mamarias tumorales receptoras de estrógeno, tanto positivas como negativas. Los niveles altos de beta-caroteno se asocian a una reducción del riesgo de cáncer de mama de hasta un 50 por ciento.

Porotos de soja y alimentos a base de soja


Los productos a base de soja son ricos en fitoestrógenos.

Los porotos de soja, y los productos a base de soja relacionados son ricos en fitoestrógenos, estrógenos vegetales con una actividad débil en humanos. Estos estrógenos más débiles parecen unirse a los receptores de estrógeno en las células mamarias y ováricas, lo cual impide que la forma humana de estrógeno más fuerte se combine con esos receptores. El resultado de este proceso conduce a disminuir los niveles de estrógeno en el cuerpo, y por ende a reducir el riesgo de cáncer.

Brócoli y repollo


Incrementa el consumo de vegetales crucíferos.

Ledesma recomienda el consumo cotidiano de vegetales crucíferos, en particular brócoli y repollo. La médica subraya que un estudio sueco sobre la postmenopausia femenina demuestra una reducción del riesgo de cáncer de mama de un 20 a un 40 por ciento al agregar una a dos porciones diarias de vegetales crucíferos. Las mujeres que consumen repollo crudo o apenas cocido, como el chucrut, tres o más veces por semana, también muestran un descenso significativo en el riesgo de contraer cáncer de mama. Cocinar el repollo durante mucho tiempo elimina esos beneficios.

Avena y cereales integrales


Los cereales integrales poseen un alto contenido de fibras.

David Grotto, RD, LD, establece que el alto contenido de fibras de alimentos como la avena y los cereales integrales pueden bloquear los estrógenos dañinos. Además de disminuir el estrógeno, un cambio a favor de los cereales integrales mejora la salud general. Los alimentos con alto contenido en fibras te aseguran una mayor saciedad por más tiempo, lo cual reduce el riesgo de comer de más y engordar. Por otro lado, Grotto afirma que la avena incrementa la actividad de células particulares del sistema inmunitario conocidas como células supresoras naturales T, que pueden mejorar la habilidad del organismo para eliminar células tumorales.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por sofia elvira rienti