¿Por qué siento náuseas después de hacer pilates?

Las náuseas posteriores a la realización pilates son raras, pero no imposibles. Si bien los estudios que abordan directamente el pilates y el problema de náuseas no han sido revisados de manera concreta, la investigación sobre las náuseas posteriores a algunos tipos de ejercicio se adentra en este tema en específico. Muchas condiciones, como la temperatura ambiente y la presión arterial alta o baja, pueden provocar náuseas después de una clase de pilates. Consulta a tu médico si experimentas náuseas con frecuencia al finalizar cualquier clase de ejercicio.

Temperatura ambiente

El pilates cae en la categoría de acondicionamiento de mente y cuerpo. Si perteneces a un gimnasio comercial, hay una probabilidad de que haya un aula designada para dicho tipo de acondicionamiento. La buena noticia es que esta sala por lo general está ubicada en la parte más tranquila del gimnasio. La mala noticia es que tu clase de pilates puede llevarse a cabo después de una acalorante sesión de yoga. Aunque el pilates y el yoga comparten algunas similitudes, el yoga implica ciertas posturas y respirar entre ellas, y el pilates implica movimientos continuos. Algunos instructores de "yoga caliente" ajustan la temperatura ambiente por encima de los 100°F. El movimiento constante a estas temperaturas puede causar golpes de calor, cuyos síntomas incluyen náuseas y mareos.

Baja presión sanguínea

Para la mayoría de las personas, la presión arterial no es un problema, excepto cuando causa síntomas tales como náuseas y mareos. La mayoría de las clases de pilates sobre alfombras incluyen ejercicios realizados en posición supina, posición lateral, posición sentada o boca abajo. Al final de la clase se efectúa una transición lenta a la posición de pie, pero a menudo la falta de tiempo provoca que las personas lo hagan de manera apresurada. Esto no supone problemas para las personas con presión arterial normal, pero una presión arterial baja puede causar náuseas y mareos bajo estas circunstancias.

Cinetosis

La cinetosis, también llamada vértigo posicional benigno, puede causar náuseas posteriores a la ejecución de pilates. Esta condición se lleva a cabo cuando los ojos se salen de sincronía con los receptores sensoriales de los músculos, articulaciones y ligamentos. Moira Stott de Stott Pilates aconseja a los estudiantes que para prevenir el mareo hay que mantener la mirada en la dirección de la línea de movimiento. Al realizar un ejercicio de flexión abdominal en clase de pilates, por ejemplo, asiente con la cabeza al estar preparado y mantén la mirada fija en el estómago. Infecciones recientes en los oídos recientes o en el sistema respiratorio superior te pueden volver más susceptible al vértigo posicional benigno.

Alimentos y bebidas

Todos los movimientos, incluso las supuestamente suaves técnicas de ejercicio, requieren de energía y una hidratación adecuada. La mayoría de los practicantes de pilates saben que incluso las clases de pilates sobre alfombras no son tan suaves como parecen. Toma nota de la hora en que consumes tus alimentos y bebidas antes de una clase. Un estómago vacío (o muy lleno) o el deshidratarte puede causar náuseas al finalizar una clase de pilates. Evita las comidas grasosas y salsas aceitosas antes de la clase, y limítate a consumir carbohidratos complejos como panes de grano entero o verduras. Siempre ten una botella de agua a la mano para hidratarte continuamente.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa mercer | Traducido por eduardo sanchez