Me siento mareado después de ejercitarme

Esforzarte demasiado cuando haces ejercicio puede ayudarte a conseguir los resultados que deseas. Pero a veces, esforzarse en exceso, el no mantenerse hidratado o hacer ejercicio en el calor puede conducir a consecuencias peligrosas, sobre todo si tu entrenamiento te hace sentir mareado, con náuseas o desmayos. Si entiendes los factores de riesgo que causan los mareos después de hacer ejercicio, puedes evitar arruinar una buena sesión en el gimnasio. Sin embargo, si los síntomas persisten, consulta a tu médico.

Causas

Los mareos después de un entrenamiento pueden tener una variedad de causas, por lo que tendrás que evaluar los factores de riesgo para encontrar la causa de tus mareos. Una de las causas más comunes de sentir mareos después de un entrenamiento es simplemente esforzarse en exceso. Ejercitar tu cuerpo demasiado duro puede resultar en que tu corazón trabaje demasiado y que por ello no llegue suficiente sangre a tu cabeza. También puedes sentirte mareado si no te hidratas adecuadamente durante el ejercicio, o si haces ejercicio en el calor. El mareo también puede ser el resultado de ejercitarse en una máquina de movimiento continuo, tal como una elíptica o una cinta de correr. Al bajar de la máquina, puedes experimentar vértigo o la sensación de que todavía estás en movimiento una vez que hayas acabado.

Factores de riesgo

El tipo de mareo del que sufres dependerá de tus factores de riesgo. Si tienes sobrepeso o tu cuerpo no está bien acondicionado, el mareo probablemente sea el resultado de la tensión en tu corazón al bombear la sangre a los músculos que trabajan. Si tu cuerpo no está lo suficientemente hidratado o hace demasiado calor afuera, el mareo puede ser causado por un golpe de calor o deshidratación. Si has sido diagnosticado con vértigo posicional paroxístico benigno crónico, y eres especialmente propenso a los mareos, puede ser resultado de ciertos movimientos y posiciones de cabeza.

Tratamiento

Si sientes mareos mientras haces ejercicio, detente inmediatamente. Continuar con el ejercicio mientras te sientes débil podría dar lugar a tropiezos, caídas y lesiones. Toma un descanso. Puede que te resulte útil sentarte con la cabeza entre las rodillas mientras se restaura el flujo de sangre a la cabeza. Si te sientes mareado mientras haces ejercicio en una máquina, sujeta firmemente los rieles y ralentiza el ritmo hasta que te sientas seguro de bajar. Si estás lejos de casa cuando te sientes mareado, espera hasta que la sensación pase antes de tratar de conducir.

Prevención

Evitar un mareo puede ayudarte a evitar un entrenamiento truncado o una recuperación más larga de lo necesario. Al permitir que tu cuerpo se caliente adecuadamente por el ejercicio vigoroso, das tiempo al corazón para adaptarse al cambio de las necesidades de sangre necesaria para los músculos. Una hidratación adecuada, alrededor de 7 a 10 onzas por cada 10 a 20 minutos de ejercicio, y hacer ejercicio en interiores cuando se está por encima de 90 grados Fahrenheit, pueden ayudar a evitar los mareos por el calor y la deshidratación. Por último, si constantemente tienes problemas de vértigo posicional paroxístico benigno, habla con tu médico sobre ejercicios que puedan ayudar a mejorar el equilibrio y haz ejercicio con un amigo, quien te pueda ayudar en caso de mareos.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mariana perez