¿Por qué siento acidez cuando hago ejercicio?

Experimentar acidez en cualquier momento es desagradable, pero si tienes acidez principalmente durante tus entrenamientos es posible que te sientas desalentado para continuar. Los beneficios del ejercicio son numerosos, pero las molestias pueden volver difícil el permanecer motivado. La acidez es un efecto secundario común del ejercicio y usualmente puede controlarse de forma efectiva para que puedas continuar con tu rutina de ejercicios.

Los datos

El reflujo gastroesofágico, algunas veces conocido como reflujo ácido, puede causar una sensación de ardor en tu pecho y en la base de tu garganta. Este tipo de acidez puede ser provocado por el ejercicio, incluso si no has experimentado acidez en el pasado. De hecho, el Dr. C. Scott Clark y sus asociados encontraron en un estudio de 1989, publicado en la "Journal of the American Medical Association", que correr exacerba la acidez más que otros tipos de ejercicios realizados por sujetos de prueba.

Fisiología

El reflujo ocurre cuando la válvula que separa el esófago del estómago no se cierra correctamente. La mala nutrición es la causa más común, pero existen otras causas, como la hernia hiatal, que deben ser descartadas por tu doctor. Si tu acidez empeora o si solamente ocurre al hacer ejercicio puede ser debido a que el flujo sanguíneo al sistema digestivo disminuye durante el entrenamiento, ocasionando que tu estómago e intestinos funcionen de manera menos eficiente y permitiendo que la válvula se abra innecesariamente. Esperar aproximadamente una hora para entrenar después de comer, puede ayudar a reducir tus síntomas.

Causas dietéticas

Si eres propenso a la acidez haz un balance de tu dieta. Muchos alimentos y bebidas pueden empeorar tu reflujo. Elimina o limita la cafeína, los alimentos fritos y la comida picante. Si bien las frutas y verduras son importantes para la salud de tu sistema digestivo, debes alejarte de los tomates y las frutas cítricas ya que tienen altos niveles de acidez. También debes evitar la menta piperita (peppermint) y el chocolate. El control de las porciones también es útil para controlar la acidez. En vez de consumir tres comidas grandes cada día, intenta tener comidas más pequeñas cada dos o tres horas.

Tratamiento

Consulta con tu médico si tu acidez persiste incluso con las modificaciones en tu dieta y dando tiempo para que tu comida sea digerida antes de entrenar. Si eres diagnosticado con reflujo ácido es posible que tu doctor te prescriba un inhibidor de la bomba de protones, que se toma por vía oral en base a un horario. Si tu reflujo no se controla mediante estos medicamentos puede ser recomendable una cirugía para reparar la válvula que conecta al estómago y al esófago.

Más galerías de fotos



Escrito por andi whaley | Traducido por juliana star