¿Por qué se siente como si se quemaran los muslos cuando te ejercitas y caminas?

Tus muslos se componen de dos grupos de músculos grandes: los cuádriceps en la parte frontal del muslo y los tendones ubicados en la parte posterior de tu muslo. Estos músculos se utilizan al caminar, correr, levantar pesas y jugar deportes. Es común sentir ardor en los muslos si intentas hacer algo más de lo que tus músculos está preparados cuando te esfuerzas al máximo.

Causas

La quemadura del músculo, o acidosis, es una sensación común durante largos períodos de ejercicio. Durante la actividad física, los músculos consumen el trifosfato de adenosina, o ATP (por sus siglas en inglés), como fuente de energía. El ATP libera iones de hidrógeno, que, o bien pueden ser absorbidos por otros productos químicos en tu cuerpo o se puede acumular en los músculos. Cuando los iones de hidrógeno se acumulan en los músculos, crean una sensación de ardor. Experimentas una acumulación de hidrógeno cuando presionas tu cuerpo más intensivamente durante los entrenamientos o si te ejercitas a un ritmo de moderado a intenso.

Tratamiento

La primera cosa que puedes hacer para detener el dolor es descansar después de un entrenamiento. Tus músculos se han ejercitado de más y necesitarán un descanso de la actividad física. Si el dolor continúa, prueba con una bolsa de hielo una vez cada hora durante 15 a 20 minutos. Los medicamentos antiinflamatorios, como la aspirina, pueden ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón asociada. Un médico debe tratar el dolor muscular que dura más de dos o tres días. Esto podría ser un signo de una distensión muscular o un posible desgarro, que puede requerir terapia física, medicamentos con receta y, en casos muy extremos, cirugía.

Estiramiento

El estiramiento antes y después de los entrenamientos y caminar puede ser beneficioso para los músculos. El estiramiento mejora la flexibilidad, reduce el riesgo de lesión, puede prevenir el dolor muscular y prepara los músculos para la actividad. Estira no sólo tus muslos, sino también los brazos, el pecho, la espalda y el estómago antes de hacer ejercicio o ir a dar un paseo. Mueve lentamente en cada tramo, detente cuando sientas una ligera tensión y mantén la posición durante 20 segundos.

Construir fuerza

Mientras más fuertes sean tus músculos, más preparado estarás para hacer ejercicio y caminar. El entrenamiento de fuerza o ejercicios de levantamiento de pesas pueden ayudarte a construir nuevo tejido muscular y mejorar tu resistencia muscular. El entrenamiento de fuerza debe desafiar a tus músculos sin sentirse imposible. Debes ser capaz de completar ocho a 12 repeticiones para cada ejercicio que elijas sin sentir dolor. Entrena tu cuerpo entero, incluyendo los muslos, por lo menos dos veces a la semana durante 30 minutos. Los ejercicios tales como estocadas, sentadillas y presiones con las piernas se dirigen a los músculos de los muslos.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley farley | Traducido por daniel cardona