¿Por qué siempre me siento débil y con cansancio?

El cansancio ocasional es normal, pero si te sientes así constantemente, probablemente sufras de fatiga, la cual puede ser causada por una condición menor o puede estar indicando una enfermedad potencialmente mortal. La debilidad es poco común en los adultos jóvenes y saludables, por lo que amerita una evaluación. La debilidad constante debe ser motivo de preocupación a cualquier edad. Programa un examen físico si siempre te sientes cansado y/o débil; muchas condiciones que subyacen a la fatiga y la debilidad son tratables.

Condición psiquiatrica

La fatiga es uno de los síntomas clásicos de la depresión, causando que quienes la sufren pasen muchas horas de vigilia en la cama. Las condiciones tales como el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y la fase depresiva del trastorno bipolar también pueden hacer que las personas se sientan extraordinariamente cansadas. El tratamiento suele incluir psicoterapia o medicación para la condición psiquiátrica subyacente.

Infección

Una infección puede causar cansancio excesivo y, cuando es severa, sensación de debilidad. Esto ocurre por los químicos que el cuerpo produce para intentar combatir la infección. El tratamiento de la infección con antibióticos, medicamentos antivirales u otros medicamentos por lo general trae el alivio de la fatiga en cuestión de días o el alivio de la debilidad dentro de un par de semanas.

Deficiencia nutricional

Una deficiencia nutricional puede ser la culpable de la fatiga en un individuo por lo demás sano. En raras ocasiones, una deficiencia de este tipo puede conducir a la debilidad. Los culpables comunes incluyen la deficiencia de hierro y la deficiencia de vitamina B. La desnutrición general también puede deberse a la mala alimentación, el hambre, los trastornos alimenticios, los parásitos intestinales, el alcoholismo o los trastornos digestivos. El tratamiento consiste en la corrección de la causa y el mantenimiento de una dieta nutritiva rica en vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos complejos y grasas saludables.

Medicamentos

Muchos medicamentos pueden causar fatiga como efecto secundario, y algunos también pueden causar debilidad. La quimioterapia, los medicamentos contra la ansiedad, aquellos para la presión arterial y los medicamentos para inducir el sueño son los culpables más notorios. En ocasiones, la medicación puede ser interrumpida o cambiada, pero a menudo el cansancio y la debilidad deben ser tratados mediante la limitación de actividades y los períodos de descanso frecuentes.

Problema de sueño

La mayoría de los estadounidenses no logran obtener las siete a ocho horas de sueño necesarias cada noche para tener buena salud. Esto puede conducir a la fatiga crónica y la sensación de debilidad. La apnea del sueño, una condición en la que la persona repetidamente deja de respirar durante el sueño, es un trastorno grave que conduce a la fatiga durante el día. Los problemas del sueño son corregidos con buenos hábitos: ir a la cama más temprano, mantener las distracciones fuera de la habitación, un mejor manejo del sueño y el mantenimiento de un peso adecuado. En ocasiones, es necesaria la intervención farmacológica, quirúrgica o un dispositivo.

Otras condiciones crónicas

El cáncer, las enfermedades del corazón, la insuficiencia cardíaca, la diabetes y muchas otras enfermedades crónicas pueden llevar a la sensación de cansancio excesivo y la debilidad. La American Heart Association explica que la insuficiencia cardiaca provoca cansancio, porque el corazón debilitado no puede bombear la sangre con fuerza suficiente como para satisfacer las necesidades del cuerpo. Del mismo modo, otras enfermedades crónicas pueden dejar al paciente debilitado gran parte del tiempo. El tratamiento generalmente consiste en medicamentos, cambios en el estilo de vida, modificaciones en la dieta y, en ocasiones, la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por j. lucy boyd | Traducido por maria del rocio canales