SIBO y probióticos

El SIBO o sobrecrecimiento bacteriano intestinal, es una infección del intestino delgado que es especialmente común en las personas que sufren de IBS o síndrome de intestino irritable y otras enfermedades gastrointestinales, según el Dr. Allison Siebecker en siboinfo.com. El papel de los probióticos para promover la salud gastrointestinal es más estudiado y reconocido, pero se necesitan más datos para determinar su papel en la gestión de SIBO.

SIBO

Es normal tener un cierto nivel de bacterias en tu intestino delgado, pero cuando estos niveles exceden lo normal, puedes experimentar una gran cantidad de efectos secundarios desagradables. SIBO se diagnostica con una prueba de aliento de hidrógeno similar a la prueba utilizada para diagnosticado intolerancia a la lactosa, pero utilizando la lactulosa o glucosa en lugar de lactosa. Los síntomas típicos de IBS distensión abdominal, flatulencia, cólicos, diarrea y estreñimiento pueden ser debido a SIBO, pero SIBI también puede causar o agravar los dolores de cabeza, ardor de estómago, náuseas, pérdida de peso, anemia, dolor articular, depresión, autismo, fatiga, problemas de la piel y problemas respiratorios, según el Dr. Siebecker.

Tratamiento

Los antibióticos son uno de los tratamientos más utilizado para corregir una infección SIBO, pero si eres propenso a SIBO, la infección es probable que regrese si el problema de fondo no se corrige. Para una solución más duradera, algunas personas recurren a opciones más naturales, como los antibióticos a base de hierbas, fórmulas elementales o una dieta estricta libre de almidón, libre de azúcar libre y sin granos, como la dieta de carbohidratos específicos o dieta Gaps. Los probióticos definitivamente deben tomarse después de tomar los antibióticos para reponer las bacterias saludables en el intestino, pero también pueden ser utilizados en conjunción con un enfoque de tratamiento más natural para corregir la infección SIBO.

Probióticos y SIBO

SIBO es una enfermedad relativamente poco reconocida y se necesitan más estudios para comprenderla mejor y tratarla. Un estudio publicado en la edición de agosto 2008 de "World Journal of Gastroenterology" mostró que un probiótico que contiene Lactobacillus casei, cepa Shirota, no redujo significativamente los síntomas relacionados con el SIBO con la excepción de la flatulencia en los 14 participantes que completaron el estudio de seis semanas . Sin embargo, los estudios en escalas más grandes y a largo plazo con otras cepas de probióticos pueden dar resultados diferentes en el futuro.

Comienza poco a poco

Si quieres probar los probióticos, puedes elegir un suplemento probiótico de buena calidad o comer alimentos fermentados, como el yogur, el kéfir, chucrut crudo o kombucha. La fabricación de tus propios alimentos fermentados es una forma barata y fácil de incluir múltiples cepas de probióticos. Si decide tomar suplementos o alimentos fermentados, introduce los probióticos lentamente. Comienza con dosis muy pequeñas y aumenta gradualmente. Por ejemplo, si quieres probar el chucrut crudo o yogur, toma 1 cucharadita al día durante los primeros días y poco a poco ve aumentándola. Si usas suplementos, elige la dosis más baja posible en un primer momento y gradualmente aumentar la cantidad si lo toleras bien. Algunas personas con SIBO pueden experimentar un empeoramiento de sus síntomas en la introducción de probióticos, por lo que es importante que evalúes tu tolerancia individual, la cual puede variar con diferentes dosis y cepas de probióticos.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por gabriela nungaray