Serotonina vs. melatonina

La serotonina y la melatonina son dos hormonas que regulan diversas funciones humanas como el sueño, el apetito y el estado de ánimo. La serotonina, la cual se produce en el cuerpo, es conocida como un neurotransmisor, lo que significa que es responsable de enviar mensajes entre las células nerviosas. La melatonina es una sustancia neurotransmisora que juega un papel vital en la regulación de los ritmos circadianos, los cuales a su vez controlan los patrones de sueño, la liberación de hormonas y la temperatura corporal, entre otras muchas funciones humanas.

Diferencias clave

Aunque la serotonina tiene muchas funciones importantes en el cuerpo, es más conocida por su papel como una hormona de "bienestar". El aumento en los niveles de la serotonina está asociado con sentimientos de felicidad y relajación. Los bajos niveles de serotonina, por otro lado, están vinculados a una función inmune débil y a depresión. La melatonina es más conocida por su papel como hormona del sueño. Se produce en la glándula pineal en el cerebro cuando el exterior está oscuro, de ahí su su apodo "la hormona de la oscuridad". Las deficiencias de esta hormona pueden causar insomnio, entre muchos otros efectos secundarios.

Trastornos y usos

La melatonina se utiliza como un tratamiento para el insomnio, el síndrome de fase retardada del sueño (DSPS por sus siglas en inglés), el jet lag y el insomnio asociado con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). También se utiliza para otras condiciones, incluyendo fatiga crónica, depresión, síndrome del intestino irritable y la lucha contra el envejecimiento, aunque no hay evidencia científica que respalde estos usos. Los principios activos de la serotonina se utilizan principalmente como tratamientos para la depresión. Los medicamentos recetados conocidos como inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS) impiden que la serotonina sea reabsorbida, lo cual eleva los niveles séricos de serotonina y puede mejorar los síntomas de la depresión. El exceso de serotonina también puede causar problemas. El síndrome de la serotonina es una afección potencialmente mortal que puede ocurrir cuando se ingiere más de un medicamento que afecte los niveles de serotonina.

Fuentes alimenticias

Una de las pocas fuentes de alimentos ricas en melatonina son las cerezas. Otras fuentes de alimentos que en realidad no contienen melatonina, pero pueden ayudar a su producción, son los plátanos, avena y leche. Estos alimentos contienen aminoácidos, vitaminas y carbohidratos complejos necesarios para la fabricación de la melatonina. Los alimentos que contienen sustancias que estimulan la producción de serotonina, a saber, como el aminoácido triptófano, incluyen mariscos, productos lácteos, pollo, nueces, semillas y huevos. Debido a que ambas hormonas tienen los mismos precursores de aminoácidos, los mismos alimentos pueden aumentar la producción tanto de melatonina como de serotonina.

Evaluando suplementos

El triptófano es un aminoácido a partir del cual, el 5-HTP, otro aminoácido, se metaboliza. Éste a su vez, se convierte entonces en serotonina y melatonina. Además, la serotonina puede ser convertida en melatonina por el cuerpo. Tanto el 5-HTP como el triptófano se pueden adquirir en forma de suplemento. La melatonina, en su presentación comercial, también está disponible como suplemento de venta libre. Si experimentas insomnio o depresión, habla con un profesional médico para saber cuál, en su caso, de estos suplementos, puede ser más benéfico para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por tere colín