Sequedad extrema de la piel

La sequedad extrema de la piel es una afección que se caracteriza por picazón y piel áspera. En general la sequedad ocurre en los brazos, las piernas, el rostro y las manos, y puede lucir como grietas, descamación, lesiones, dolor y enrojecimiento. Junto con la sequedad extrema, también puedes experimentar manchas rojas en esas áreas. La sequedad extrema incluso puede interferir con el sueño y otras actividades diarias debido a la incomodidad y el dolor que genera. Sin embargo, si comprendes las causas y los métodos de tratamiento para este tipo de piel, podrás encontrar alivio con mayor facilidad.

Causas de sequedad extrema

Los factores como la edad, lavarse la piel con jabones o champús ásperos con demasiada frecuencia y exponer la piel a productos químicos disminuyen la cantidad de aceites dérmicos naturales presentes para mantener la piel nutrida. Los factores ambientales como la exposición excesiva al aire acondicionado y a la calefacción central pueden causar sequedad excesiva, ya que reducen la humedad en el ambiente. Esto también es válido durante el invierno y en regiones como el desierto, en donde el nivel de humedad es muy bajo. La exposición excesiva al sol también puede resecar la piel a causa del calor. Considera también que la condición puede deberse a una deficiencia de ciertas vitaminas.

Remedios para tratar la sequedad extrema

Según informa el sitio web la Atención Médica de la Universidad de Iowa, el incremento del nivel de humedad en el medio ambiente puede ayudar a aliviar la sequedad de la piel. Además, indica que se debe tratar de reducir la cantidad de exposición a los jabones fuertes, disminuir la exposición a la luz solar y el tiempo en que te bronceas. Si usas una crema de venta libre, consulta con tu médico sobre qué cremas recomienda para tu condición específica. El médico también te indicará con qué frecuencia debes aplicarla y en qué áreas.

Alimentos para tratar la sequedad extrema

La sequedad excesiva puede producirse por una deficiencia de ciertas vitaminas. Esta situación incluye las vitaminas que fomentan la salud nutritiva de la piel, como el potasio, la vitamina B, la vitamina E y A. Puedes encontrar potasio en alimentos, como patatas y plátanos, y vitamina B en los granos integrales. Trata de consumir maíz y zanahorias para obtener vitamina E y guisantes, espinaca y naranjas como fuentes de vitamina A. Sin embargo, se requiere un equilibrio saludable de estas vitaminas; por lo tanto, sería ideal consultar con tu médico cuál es la cantidad apropiada de ingesta de cada vitamina. Esto se determina según tu condición específica y la tasa de absorción particular de tu cuerpo.

Consideraciones

A pesar de que la piel puede responder a tratamientos que se realizan en el hogar, los casos crónicos de sequedad excesiva en la piel pueden requerir tratamiento médico, como el uso de cremas con esteroides recetadas, según la gravedad de la afección. Si intentaste sin éxito tratar la sequedad de la piel, consulta con tu médico los métodos de tratamiento, como cremas recetadas o de venta libre. Si tienes lesiones o grietas abiertas en la piel, el médico puede recomendar el uso de vendajes. Además, la sequedad excesiva puede ser un síntoma de una condición subyacente más grave, como psoriasis, eccema, diabetes e hipotiroidismo, en la que la producción en exceso de hormonas de la tiroides provoca una falta de actividad en las glándulas sudoríparas y sebáceas, según informa la clínica Mayo.

Advertencia

Los ungüentos de uso tópico, como las cremas antiinflamatorias o ungüentos supresores de la picazón de venta libre, pueden causar irritación dérmica y reacciones alérgicas debido a los productos químicos que contienen esos productos, señala el sitio web de la Atención Médica de la Universidad de Iowa. Este sitio recomienda interrumpir de inmediato el uso de esos productos y consultar con el médico en caso de que, por el uso de los ungüentos, experimentes más picazón o enrojecimiento que los síntomas iniciales antes del uso de esos productos. El sitio también informa que, en general, las cremas que contienen mentol, alcanfor o pramoxina son seguros.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah thompson | Traducido por vanesa sedeño