Sequedad del rostro

La sequedad del rostro ocurre cuando las células de la piel carecen de agua y la piel que normalmente sería tersa, se vuelve ajada y reseca. Puedes remdiar la mayoría de los casos de sequedad tomando algunas medidas para ayudar a mantener la humedad en tu rostro. Lso jabones, los detergentes, los geles de baño o de ducha y los baños de burbujas eliminan la suciedad y las bacterias pero podrían producir un resecamiento de la piel con descamación, picazón o irritación.

Causas

Es posible que sufras sequedad en la piel del rostro durante el invierno o los meses más fríos cuando hay menos humedad en el aire. El aire acondicionado y los sistemas de calefacción podrían quitar la humedad del aire y resecar la piel de tu rostro. También podría ocurrir si tomas baños con agua caliente muy prolongados, especialmente si dejas correr agua caliente sobre tu rostro por períodos prolongados de tiempo. Los jabones y detergentes pueden eliminar los lípidos y el agua de tu piel. Además la piel se puede resecar por exposiciones al sol repetidas.

Síntomas

La piel de tu rostro podría sentirse tensa, especialmente luego de una ducha o un baño. Es posible que se vea encogida o deshidratada y se sienta áspera. La piel seca de tu rostro puede picar, descamarse o desprenderse. Es posible que desarrolles líneas finas o grietas y que tu piel se torne roja. Deberías visitar a tu médico si presentas sequedad en la cara con zonas grandes de descamación o desprendimientos o si la sequedad de la piel te impide dormir.

Complicaciones

La sequedad de tu rostro puede producir otras complicaciones. Puedes desarrollar dermatitis atópica, una patología que también se conoce como eczema. El eczema aparece con enrojecimiento, agrietamiento e inflamación. La sequedad facial también puede dañar los folículos pilosos de tu rostro, por ejemplo los de alrededor de tus labios. Los folículos pilosos dañados aumentan el riesgo de desarrollar infecciones como foliculitis. La celulitis es una complicación asociada con la piel seca que es un signo de una infección bacteriana potencialmente grave de la piel y los tejidos subyacentes.

Remedios

Según la American Academy of Dermatology, los limpiadores y los humectantes faciales son importantes para prevenir la sequedad del rostro. Usa un limpiador suave sobre tu rostro y báñate o date una ducha con agua fría tomando mínimo contacto con el agua. Aplica un humectante inmediatamente luego de bañarte mientras tu piel todavía esté húmeda. Los humectantes y los limpiadores que contengan petrolato, aceite mineral o dimeticona pueden ayudar a detener la pérdida de agua. Los humectantes y limpiadores que contengan glicerina, propilén glicol, proteínas o urea pueden ayudar a atraer agua hacia tu piel.

Ajustes en el estilo de vida

Cosidera usar un humidificador para mantener el ambiente húmedo y ayudar a evitar la sequedad de tu rostro. Evita los jabones y limpiadores que dejen la piel de la cara tirante o seca. Los limpiadores deben dejar la piel suave y tersa. Siempre aplícate pantalla solar que contenga SPF para reducir la exposición a los rayos solares que pueden producir sequedad.

Más galerías de fotos



Escrito por miguel cavazos | Traducido por paula santa cruz