Cómo sentirte bien con la crianza de tus hijos

Una encuesta de Gallup de 2012 encontró que las mamás que permanecen en casa son las más propensas a sufrir de depresión, tristeza y estrés, en comparación con las madres que trabajan y las mujeres sin hijos. Si te quedas en casa con tus hijos o tu trabajo, una cosa es segura: la paternidad es estresante y a veces puede hacerte sentir como si estuvieras fallando. Pero al pasar por alto la autocrítica y olvidar la vergüenza de los arrepentimientos del pasado, lograrás sentirte bien acerca de la crianza de tus hijos y convertirte en un padre más feliz.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Olvídate de los errores del pasado que hayas hecho como padre. Detenerte en el momento en que gritaste a tu hijo o te dormiste cuando se acercó por protección no hará que el error desaparezca. En lugar de revivir esos errores, resuélvelos para aprender de ellos y hazlo mejor en el futuro, no te golpees a ti mismo mirando hacia atrás las cosas que te gustaría haber hecho de otra manera.

  2. Se realista acerca de tus metas de crianza. Incluso el mejor padre del mundo no siempre puede ser voluntario en la escuela, ayudar con la tarea, mantener todos sus hijos felices, disolver las peleas, cocinar una cena nutritiva y disfruta de las actividades educativas con tus hijos todos los días. Elige tus tres principales prioridades para cualquier día y céntrate en ellas, cualquier otra cosa simplemente será un extra.

  3. Establece metas realistas para ti como padre. Mejorar puede ayudarte a aumentar tu confianza y ayudarte a sentirte más feliz. Incluso las pequeñas metas pueden hacerte ver que has logrado algo grande. Podrías establecer la meta de pasar el día sin levantar la voz o enfocarte en el objetivo de compartir tiempo uno a uno con los niños. Trabajar por algo y luego lograrlo podría hacerte sentir como un padre más éxitoso.

  4. Consigue ayuda cuando la necesites. Ser padre es muy difícil si se trata del trabajo de una sola persona. Ya sea que tengas un cónyuge o un compañero que pueda darte una mano, o un familiar o amigo que pueda intervenir, solicita asesoramiento y obtener ayuda puede aligerar la carga de la crianza de los hijos para que no tengas que asumirla tú solo.

  5. Dedica tiempo para simplemente disfrutar de tus hijos. Con una agenda apretada, la mayor parte de tu día será para ser consumida por la preparación de comidas, chófer de los niños, limpiar y hacer la tarea. Si bien todas esas son partes importantes de tu trabajo, tu primera responsabilidad es asegurarte de que tus hijos se sientan amados. Incluso si te tomas sólo cinco minutos para jugar, charlar o reír juntos, te sentirás como un mejor padre, cuando te hayas comunicado con tus hijos.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por jane laury