¿Por qué soy sensible a la cafeína?

Todo el mundo es sensible a la cafeína en un grado u otro. La sensibilidad a la sustancia es lo que causa que afecte el sistema nervioso central estimulándolo. Algunas personas son más sensibles a la cafeína que otras, pero si desarrollas síntomas graves después de consumirla, es posible que tengas una alergia o hayas consumido demasiado. Habla con tu médico acerca de qué síntomas son efectos secundarios normales y cuáles no lo son.

Sensibilidad a la cafeína

El cuerpo humano es sensible a la cafeína. Esta sustancia aumenta la concentración y te ayuda a mantenerte despierto durante más tiempo. La sustancia está presente en refrescos, té, café, bebidas deportivas, chocolate y ciertos medicamentos. Después de haber consumido cafeína, la sustancia entra al torrente sanguíneo en cuestión de minutos y afecta tu cerebro. Una dosis moderada de cafeína es de aproximadamente 200 a 300 miligramos al día. Si no estás acostumbrado a ingerir cafeína, puedes experimentar una mayor sensibilidad que alguien que consume cafeína a diario.

Efectos secundarios comunes

Algunos efectos secundarios del consumo de cafeína son normales. Los efectos secundarios típicos incluyen un aumento del ritmo cardíaco, diarrea, mareos, náuseas, vómitos, dificultad para dormir, temblores, irritabilidad, nerviosismo e hiperglucemia, de acuerdo con el sitio Drugs.com. La gravedad de estos efectos secundarios más comunes difiere en cada individuo. Si eres más sensible a la cafeína que una persona promedio, considera reducir tu consumo diario.

Alergia

Si desarrollas síntomas graves ingiriendo una pequeña cantidad de cafeína, es posible que tengas una alergia. Una reacción alérgica a la cafeína hace que el sistema inmunológico reaccione de forma exagerada para cualquier cantidad de cafeína. El sistema inmunológico confunde a la sustancia con un intruso y crea un sistema de defensa que activa anticuerpos de inmunoglobulina E, histamina y otros químicos. Los síntomas más comunes de una reacción alérgica a la cafeína incluyen dificultad para respirar, urticaria e hinchazón en la cara, garganta, lengua o en los labios.

Sobredosis

Cuanto más cafeína ingieres, mayor probabilidad hay de desarrollar efectos secundarios. Drugs.com recomienda no consumir más de 1.000 mg al día. Si sospechas que tienes una sobredosis de cafeína, llama al Centro de Toxicología o al 911 inmediatamente para evitar complicaciones posteriores. Las señales de una sobredosis de cafeína incluyen vómitos, fiebre, mareos, diarrea, convulsiones, confusión, alucinaciones, cambios en el estado de alerta, latido de corazón irregular, aceleración del ritmo cardíaco, aumento de orina, espasmos musculares y aumento en la sed, de acuerdo con MedlinePlus.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por luis eduardo barbosa