Cómo hacer una sencilla mascarilla facial de avena en tres pasos

Una mascarilla facial de avena es una forma poco costosa de cuidar de tu piel en casa. La avena tiene ingredientes calmantes que alivian la piel irritada y con picazón de tu rostro y te dejan con la piel suave. Para obtener los mayores beneficios de la avena, ponte la mascarilla facial tres veces a la semana.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Licuadora
  • 4 cucharadas de copos de avena
  • Tazón pequeño
  • 1 cucharada de miel
  • 1 huevo
  • Cuchara

Instrucciones

  1. Muele 4 cucharadas de copos de avena para mejorar la textura de la mascarilla resultante. Vierte los copos en la licuadora o en el procesador de alimentos y muélelos hasta formar un polvo grueso. Vierte la avena molida en un tazón pequeño.

  2. Mide una cucharada de miel y vértela sobre el polvo de avena, en el tazón pequeño. Mezcla bien la avena y la miel hasta formar una mezcla uniforme. La miel mejorará la textura de la mascarilla y actúa como un humectante para hidratar la piel y sus propiedades antibacteriales ayudan a tratar el acné.

  3. Casca un huevo sin romper la yema. Vierte y desecha la clara y coloca la yema en el tazón pequeño junto a la mezcla de avena y miel. Usa la cuchara para romper la yema y combínala con los demás ingredientes para formar una pasta. Las yemas de huevo son ricas en vitamina D, que es un antoixidante que retrasa el proceso de envejecimiento.

  4. Aplica la mezcla sobre el rostro y déjala durante 15 minutos. Enjuágala bien con agua tibia y seca tu rostro con una toalla.

Consejos y advertencias

  • Si tienes la piel aceitosa, incluye un chorro de jugo de limón para limpiar el exceso de aceite.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por alejandra prego