Señales y síntomas de la falta de hierro y de la vitamina D

Una cantidad inferior a la normal de cualquier vitamina o mineral en el cuerpo, ya sea causado por deficiencias en la dieta o por problemas digestivos que interfieren con la absorción adecuada de nutrientes, puede dar lugar a una serie de condiciones o problemas de salud. Las cantidades insuficientes de vitamina D y de hierro provocan un conjunto característico de signos y síntomas. Mientras que algunos son similares, ambas condiciones pueden dar lugar a un conjunto diferente de problemas de salud.

Debilidad y fatiga

Las deficiencias de la vitamina D o del hierro pueden provocar que te sientas anormalmente cansado y presentes debilidad y dolor muscular, así como dolores inexplicables. Según colaboradores de National Institutes of Health, la vitamina D es un componente esencial para la salud neuromuscular y juega un papel importante en la regulación de los genes que codifican su producción y la proliferación celular así como su diferenciación. Una disminución en la cantidad de vitamina D en el organismo hace que este trabajo de los músculos y de las células musculares sea más difícil. Los músculos necesitan oxígeno para funcionar correctamente, y una baja cantidad de hierro interfiere con la cantidad de oxígeno que reciben las células musculares. Esto se debe a que el hierro es necesario para que el cuerpo pueda producir hemoglobina, compuesto que permite que las células rojas de la sangre transporten oxígeno a los tejidos corporales. Sin suficiente hierro, las células rojas en la sangre llevan menos oxígeno, lo que resulta en debilidad muscular y cansancio.

Disminución de la función inmunológica

Una baja cantidad de hierro disponible en el cuerpo puede causar que sufras de infecciones repetidas y persistentes, ya que la falta de hierro evita que las células sanguíneas funcionen de manera óptima. Del mismo modo, la vitamina D es un componente esencial en la regulación inmune y la modulación de la respuesta inflamatoria. Sin suficiente de uno o de ambos nutrientes, el sistema inmunológico no puede tratar eficazmente las invasiones bacterianas o las virales.

Problemas en el sistema óseo

La deficiencia de vitamina D está directamente relacionada con el desarrollo de los huesos y de la fuerza, ya que es una de las vitaminas más importantes que participan en la absorción dietética de calcio y fósforo, así como promueven el desarrollo óseo. Los niños pequeños que sufren de niveles bajos de vitamina D tienen un riesgo mucho mayor a desarrollar raquitismo, condición caracterizada por debilidad en los huesos, que fácilmente se tuercen. Los adultos con una deficiencia de vitamina D pueden desarrollar osteoporosis, resultado de huesos frágiles propensos a roturas. Las bajas cantidades de hierro en la sangre no se relacionan con trastornos en el sistema óseo directamente, como sí se hace con la falta de vitamina D.

Problemas respiratorios

Como el hierro es esencial para el transporte de oxígeno a todo el cuerpo, una cantidad insuficiente de hierro puede causar que sufras falta de aire y, debido a la falta de oxígeno, puedes sentir aturdimiento, mareos y dolores de cabeza inusuales. La deficiencia de vitamina D no se asocia normalmente con ningún tipo de dificultades respiratorias.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por xochitl gutierrez cervantes