Señales y síntomas de una alergia a la fructosa

Las alergias a los alimentos pueden ser difíciles de diagnosticar, según indican los American Gastroenterological Association. Los pacientes deben llevar un diario de alimentos y los síntomas desarrollados después del consumo de varios productos que contienen fructosa para ayudar a los médicos a diagnosticar una alergia. También existen pruebas que pueden detectar una alergia a la fructosa.

Picaer

Una reacción alérgica a la fructosa puede comenzar en pocos minutos hasta una hora después de comer la sustancia y puede comenzar con picores en la boca. Cuando aumenta la intensidad de la comezón, es una señal de que probablemente sea una alergia. Las reacciones cutáneas como urticaria, acné o eczema pueden seguir.

Síndrome del colon irritable

Investigadores en el Health Sciences Institute informan que una alergia a la fructosa, una forma común de azúcar simple, puede causar el síndrome de intestino irritable. Cuando el cuerpo no puede procesar el azúcar normalmente, pasa a través de los dos puntos donde se mezcla con las bacterias. La digestión bacteriana de la fructosa produce ácido y gases que causan hinchazón y flatulencia, cólicos y diarrea. Una porción del gas pasa al torrente sanguíneo y a menudo puede detectarse en la respiración como un olor dulce y enfermizo.

Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza son un síntoma común de alergias a la fructosa. Los dolores de cabeza pueden resultar en ritmo cardíaco creciente y palpitaciones, causantes de sangre a la cabeza y la cara pueden. El enrojecimiento de la piel suele ir acompañado de un dolor de cabeza por alergia. La severidad del dolor de cabeza varía dependiendo del nivel de la intolerancia, pero puede resultar en sentirse débil después de que aparezca.

Diarrea crónica

La diarrea crónica es un signo de que el paciente podría tener una alergia a la fructosa, según médicos de Allergy Resources International. La enfermedad generalmente aparece durante la infancia entre las edades de seis y 36 meses. La diarrea usualmente aparece acuosa y de color marrón claro y ocurre durante el día después de que el niño consuma zumo de frutas u otras bebidas dulces. La diarrea crónica inespecífica, también llamada diarrea de los niños pequeños debido a alergias de fructosa, generalmente se detiene cuando que el niño cumple los 39 meses.

Depresión

Las alergias a la fructosa pueden llevar a casos leves de depresión y a concentraciones séricas bajas de triptófano. Si se elimina la fructosa de la dieta ayuda a estabilizar el estado de ánimo, el culpable puede ser alergias a la fructosa. Los bebés con intolerancia a la fructosa lloran más a menudo y son más exigentes que la mayoría de los bebés. El cólico infantil puede ser un signo de alergias a la fructosa.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por maria gloria garcia menendez