Señales del comportamiento manipulador en los niños

Los niños no son inmunes al uso de la manipulación para obtener lo que quieren. Tu hijo puede pedirte una galleta y, si le dices que no, corre a pedírsela a su padre. Cuando el padre le dice que puede comer una si la madre dice que sí, el niño asiente y se sirve una galleta. Luego te dice que el padre le dijo que podía comer una. Cada vez que el niño llora y tú le complaces sus deseos, estás enseñándole a usar la manipulación para obtener lo que quiere. Comprender las señales de la manipulación puede ayudarte a evitar que tu hijo se comporte de esta forma poco deseable.

Mentir

Según el Dr. Carl Pickhardt, autor del libro “Surviving (Your Child’s) Adolescence”, la mentira es señal de manipulación. Por ejemplo, si le pides a tu hijo que limpie su cuarto y le dices que no obtendrá una galleta después de la cena si no lo hace, puede mentirte y decirte que su cuarto está limpio cuando llegue el momento de recibir la galleta. Le importa mucho más obtener la galleta en ese momento que luego descubras que su cuarto en realidad no está limpio. La mentira es una forma sencilla de manipular a los demás porque todo lo que tu hijo debe hacer es decir lo que los otros quieren escuchar.

Ignorar la autoridad

Cuando le pides a tu hijo que recoja los juguetes del piso de la sala y no lo hace, está ignorando la autoridad. Según Laura Kuehn, trabajadora social clínica licenciada, esto significa que tu hijo no reconoce tu poder como padre y se convierte en su propia figura de autoridad. Si sigues repitiendo lo mismo y el continúa ignorándote, te está manipulando. Si te cansas de que te ignore y decides recoger los juguetes por él, el niño aprenderá que ignorar la autoridad es una buena forma de manipularte para que hagas las cosas por él.

Cariño

Puede que no sea fácil escuchar que tu hijo te está manipulando a través del cariño, pero algunas veces es cierto. Piensa en la última vez que le dijiste a tu hijo que no podía comer un helado después del almuerzo y se subió a tu regazo, te abrazó, te besó y te dijo que eres la mejor mamá del mundo y que te amaría "mucho más" si lo dejaras comer un helado. Esta es una forma de manipulación que los niños utilizan para obtener lo que quieren. Según Pickhardt, los niños saben cuál es tu punto débil y lo aprovechan para su beneficio.

Poner a prueba tus límites

Keuhn afirma que una de las señales más frecuentes de la manipulación es un niño que pone a prueba tus límites y los sobrepasa. Por ejemplo, si le dices a tu hijo que deje de patear el respaldo del asiento mientras estás en el auto y vuelve a hacerlo una vez más justo antes de estacionar, está poniendo a prueba tus límites. Quiere ver hasta qué punto puede salirse con la suya. Esto hace que sienta que es él quien controla la situación y no tú.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por valeria d'ambrosio