Señales de conductas paternas surgidas de la culpa

Los individuos y las parejas pueden realizar conductas paternas en cierta forma debido a problemas de culpa que tal vez tengan. Estos problemas pueden complicar y confundir a un hijo, además de que no logran proporcionarle la estructura, orientación y disciplina que requiere. Las razones para usar la culpa al lidiar con tus hijos podrían incluir la culpa por ser demasiado demandante, por no estar disponible para tu hijo, por sentirte un fracaso, o por recordar momentos en los que tal vez fuiste grosero o hiriente; y así, se puede seguir con una lista interminable de otras razones.

Indulgencia excesiva

Los padres pueden malcriar a sus hijos con demasiados regalos, paseos y ropa cuando se sienten culpables por algún problema. Por ejemplo, un padre divorciado tal vez llene a sus hijos de juguetes y dulces durante sus visitas porque siente que le ha fallado a su familia. Un adicto al trabajo puede creer que darle bienes materiales a su hijo atenuará su culpa por no pasar tiempo con su familia. Esto no sólo crea dificultades para el otro padre, sino que además puede equipar a sus hijos con las manipulaciones y los medios para tratar de conseguir lo que quieran más adelante en la vida.

Permivisidad

Una padre puede darle a su hijo la libertad de hacer lo que quiera debido a la culpa por no brindarle su tiempo, atención o bienes materiales. Esto puede ser muy peligroso, y puede exponer al niño a malas influencias de amigos o del entorno. Con el tiempo el niño puede volverse difícil de controlar conforme se acostumbra a hacer su voluntad, así como a poder ir y hacer lo que quiera en donde sea. Se necesita tener reglas y límites vigentes en todo momento para proteger y guiar a los hijos, sin importar qué edad puedan tener.

Exceso de atención

Llenar a los hijos de atención y pasar todo el tiempo posible con ellos puede deberse a la culpa. Un padre puede creer que no es lo suficientemente bueno o que no ama a sus hijos de la forma en que debiera. Puede verse a sí mismo como un fracaso en su vida o su carrera y compensarlo poniendo demasiada atención en su hijo. Esto podría sofocar al hijo y provocar resentimiento y distanciamiento emocional. Una madre soltera puede sentir que le está negando a su hijo la figura paterna que él tal vez necesite y compensarlo tratando de ser ambos padres al mismo tiempo.

Tener conciencia

La clave para cambiar tu estilo de crianza es ser consciente de la raíz de tus sentimientos y acciones. Tus metas deben ser siempre criar, orientar y proteger a tu hijo, y si tus acciones se ajustan a las tres anteriores de forma consistente, entonces debes examinar tus motivos en las interacciones diarias con los miembros jóvenes de la familia. Un estudio por parte del Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry ha encontrado que la conducta de los padres puede derivarse de experiencias negativas de la niñez temprana. Tal vez se sientan muy culpables acerca de la forma en que reaccionan a la conducta de sus hijos, especialmente cuando emplean el castigo físico o se enojan mucho y gritan y vociferan. El simple hecho de ser conscientes de la raíz de sus sentimientos puede ayudar a cambiar sus acciones a través del uso de yoga, de ejercicios simples como una caminata corta para calmarse, o de ser necesario, sesiones de terapia con un profesional certificado.

Más galerías de fotos



Escrito por sheryl faber | Traducido por alejandro cardiel