Semillas de chía y fibra

En "Fat Flush for Life", la licenciada nutricionista holística certificada Ann Louis Gittleman menciona a las semillas de chía como una de los alimentos más ricos en fibra. Si bien es relativamente desconocida en Europa, estas semillas son una comida tradicional en México y en las regiones sureñas de Estados Unidos. Con frecuencia consideradas un "súper alimento", las semillas de chía proporcionan beneficios para la salud, en parte debido a su contenido de fibra.

Historia

En la década de 1990, la semilla de chía surgió como una "mascota" que surgió de un molde de cerámica con forma de animal. La chía realmente tiene una historia estadounidense nativa como un saborizante nutritivo para sopas y bebidas, escribe Phyllis Balch, un especialista nutricionista certificado, en "Prescription for Dietary Wellness". Los guerreros aztecas también comían estas semillas ricas en hidratos de carbono y con un alto nivel de proteínas para impulsar su energía, advierte Balch. Existen dos variedades de chía: una nativa de California y la otra, de México.

Contenido de fibra

Como una de las fuentes más ricas de fibra soluble, la chía es un suplemento ideal si sufres de diabetes, hipertensión y colesterol alto, escribe el Dr. Nicholas Perricone en "Forever Young". Su contenido dietario de fibra es de aproximadamente 56,5 g por cada 100 g de seillas, 14,1 g de los cuales son solubles. A diferencia de la fibra dietaria de los granos de cereal, el contenido de fibra soluble de las semillas de chía tarda más en viajar por el tracto intestinal, lo que ayuda a agregar volumen a las heces y proporciona una velocidad más lenta de absorción de glucosa, señala el Dr. Perricone. El sitio web de la Clínica Mayo recomienda que los hombres de 50 años y más jovenes consuman 38 g de fibra por día y las mujeres, 25 g.

Nutrientes adicionales

Las semillas de chía son una excelente fuente natural de ácidos grasos omega 3 y omega 6. La relación de los ácidos grasos omega 6 a omega 3 es de tres a uno, lo cual es ideal en los alimentos, escribe el Dr. Perricone. Apenas 3 1/2 cucharaditas contiene tanto omega 3 como una pieza de salmón de 32 onzas. Estas semillas tienen aproximadamente 20 por ciento de proteína y contienen las vitaminas y los nutrientes esenciales como calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, zinc, cobre, manganeso, vitamina C, complejo vitamínico B y vitaminas A y E. Las semillas de chía también son ricas en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados y los aminoácidos ácido glutámico y serina. El ácido glutámico ayuda en la síntesis de la proteína, y la serina juega un papel importante en el desarrollo de células en todo el cuerpo. Los fotoquímicos de las semillas de chía incluyen los ácidos cafeicos, ferúlicos, mirístico, P-cumárico y de vainilla, que son antioxidantes que pueden inhibir el comienzo de una enfermedad.

Beneficios para la salud

Los beneficios de la chía para la salud son muchos. Su contenido de fibra soluble ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, a reducir el colesterol y a mejorar la digestión. La fibra soluble absorbe el colesterol y lo elimina a través de la materia fecal. Luego, el hígado despide más colesterol para reponer lo perdido, lo que resulta en una reducción general de colesterol en el cuerpo, escribe Robert Wildman en "Nutraceuticals and Functional Foods". Además, la liberación lenta de los nutrientes de la semilla permite que el tracto digestivo absorba lentamente y utilice la energía sobre un período extenso, lo que ayuda a la resistencia. La abundancia de ácidos omega 3 y omega 6 también ayuda a reducir los niveles de colesterol que pueden conducir a un infarto, un ACV y a una enfermedad coronaria. Estos ácidos grasos, especialmente en su relación ideal, son naturalmente antiinflamatorios y promueven la salud y la fortaleza arterial.

Más galerías de fotos



Escrito por skyler white | Traducido por irene cudich