Las semillas de calabaza y la testosterona

Las semillas de calabaza (pumpkin) pueden no ser tan comunes como las semillas de sésamo y de girasol, pero si estás tratando de aumentar tu nivel de testosterona, puede valer la pena buscarlas. Las semillas de calabaza son ricas en grasa insaturada y proporcionan una serie de nutrientes que pueden ayudar a mejorar tu nivel de testosterona. A pesar de sus posibles beneficios, no se deben utilizar las semillas de calabaza para tratar ninguna condición médica.

Magnesio

Entre los nutrientes que las semillas de calabaza proporcionan está el magnesio. Este mineral ayuda a regular los niveles de otros nutrientes en tu cuerpo y apoya la acción de las enzimas. Además, la investigación publicada en la edición de abril 2011 de Biological Trace Element Research indica que el magnesio puede promover el aumento del nivel de testosterona.

Leucina

Las semillas de calabaza contienen leucina, un aminoácido que puede ayudar a promover la oxidación de grasas y la resistencia, por lo que es un suplemento popular en la nutrición deportiva. Quienes practican el entrenamiento de fuerza podrían considerarlas particularmente benéficas, ya que la edición de junio de 1997 de "Journal of Sports Medicine and Physical Fitness" indica que el consumo de leucina puede aumentar el nivel de testosterona.

Grasa

Las semillas de calabaza son similares a las semillas de sésamo y de girasol en cuanto a que son ricas en grasa. Cada porción de una onza de semillas de calabaza proporciona aproximadamente 14 g de grasa, que puede ser perjudicial para una dieta baja en grasas, pero benéfica para aumentar la testosterona. Un estudio de la edición de diciembre de 1996 de American Journal of Clinical Nutrition encontró que el aumento en el consumo de grasa promueve el aumento del nivel de testosterona.

Fibra

Las semillas de calabaza son bajas en fibra; cada porción de una onza contiene menos de 2 g. Mientras que la fibra dietética es benéfica para la salud en general, la investigación publicada en American Journal of Clinical Nutrition en su edición de diciembre de 1996 encontró que la reducción en el consumo de fibra promueve el aumento del nivel de testosterona.

Más galerías de fotos



Escrito por brian willett | Traducido por maria del rocio canales