¿Las semillas de calabaza afectan a las mujeres embarazadas?

Las semillas de calabaza no sólo son seguras para comer durante el embarazo, sino que ademas contienen la mayoría de nutrientes necesarios para el desarrollo prenatal. Agrega semillas de calabaza a ensaladas, panes, parfait y batidos, o comerlas como un snack. Según indica "The Ultimate Pregnancy Guide for Expectant Mothers", sólo 1/4 taza de semillas de calabaza contienen 186 calorías, que aportan cerca de la mitad de las calorías extra recomendadas para las mujeres embarazadas.

Hierro

La deficiencia de hierro es un problema común durante el embarazo, según el sitio web March of Dimes. El hierro ayuda en la producción de glóbulos rojos, que distribuyen el oxígeno en el cuerpo. Durante el embarazo, el cuerpo produce un número mayor de glóbulos rojos para ayudar al crecimiento del bebé, motivo por el cual el hierro es más importante que nunca en estos momentos. Las semillas de calabaza tienen el segundo contenido de hierro más alto después de las de sésamo, con 8.8 miligramos de hierro por cada 100 g. Sólo una taza contiene la mitad de la necesidad de hierro diaria de una mujer.

Vitaminas B

El papel primario de las vitaminas B es la producción de energía, y las necesidades de energía son más altas durante el embarazo. Por esta razón, las mujeres embarazadas necesitan cantidades más altas de vitaminas B que las que no lo están, como indica "Essential of Life Cycle Nutrition". El folato es la vitamina B más importante durante el embarazo, dado que ayuda a evitar defectos en los tubos neurales como la espina bífida. Una onza de semillas de calabaza aporta cerca de 16 microgramos de folato. Las mujeres embarazadas necesitan al menos 400 microgramos por día, y la mayoría de los suplementos prenatales contienen una importante cantidad de las necesidades diarias.

Zinc

Media onza de semillas de calabaza contienen 1.1 miligramos de cinc, un importante mineral para las mujeres embarazadas. El zinc ayuda en la producción de ADN y aporta combustible para el rápido crecimiento de las células que sucede durante el desarrollo del bebé. Según el sitio web Baby Center, la deficiencia de zinc durante el embarazo está vinculada a abortos, bajo peso en el nacimiento, toxemia y otras complicaciones durante el embarazo, el trabajo de parto y el propio parto. Las mujeres embarazadas deberían consumir 13 miligramos de zinc por día.

Grasas saludables

Las semillas de calabaza son una fuente excelente de grasas no saturadas saludables, y además aportan ácidos grasos omega 3 para ayudar al desarrollo del cerebro de tu bebé. Según el sitio web Ask Dr. Sears, los niños que tienen bajos niveles de los ácidos grasos esenciales podrían tener menos desarrollo cerebral, dado que estos construyen las células cerebrales. Los ácidos grasos también mejoran la agudeza visual y ayudan al desarrollo del sistema nervioso central. Además de comer alimentos que contengan ácidos grasos, asegúrate que tus vitaminas prenatales se suplemente con ácido docosahexaonico, o DHA.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole crawford | Traducido por susana lópez millot