¿Es seguro tomar aceite de linaza durante el embarazo?

El aceite de linaza proporciona grasas vitales que un bebé en desarrollo necesita, pero también puede ser un peligro para un embarazo en desarrollo. Entender los riesgos y beneficios de este aceite puede ayudarte a tomar una decisión acerca de si incluirlo o no en tu dieta durante el embarazo. Consulta a tu médico antes de usar el aceite de linaza o tomar cualquier decisión acerca de cambios en tu dieta durante el embarazo.

Aceite de linaza

El aceite de linaza se deriva de la planta del lino, Linum usitatissumum. Uno de los componentes principales de la linaza es el ácido graso esencial omega-3, llamado ácido alfa-linolénico, o ALA. Dado que el cuerpo humano no puede producir grasas omega-3, tienes que obtenerlas a partir de alimentos o suplementos, tales como el aceite de pescado, las nueces o el lino. El aceite de linaza contiene de un 45 a un 65 por ciento de ALA, y el resto está compuesto de ácidos grasos omega-6 y pequeñas cantidades de otras grasas. El cuerpo usa el ALA para hacer dos importantes grasas omega-3, la DHA y la EPA.

Beneficios potenciales para el embarazo

El aceite de linaza tomado durante el embarazo puede ayudar al desarrollo cerebral del feto. Los bebés que no reciben suficientes grasas omega-3 durante el desarrollo son más propensos a tener bajo peso y una circunferencia craneal pequeña en el nacimiento, y es probable que la placenta sea más pequeña mientras está en el útero, de acuerdo con el Franklin Institute. La DHA en particular se ha asociado con el desarrollo cerebral y ocular. El cuerpo de una mujer embarazada sólo puede proporcionar DHA a su bebé en desarrollo si lo ingiere al consumir productos como los mariscos o si lo crea en su propio cuerpo después de consumir ALA.

Riesgos potenciales durante el embarazo

A pesar de la necesidad de ácidos grasos omega-3 durante el desarrollo fetal, han surgido algunas preocupaciones acerca de usar aceite de linaza durante el embarazo. Un estudio de la Université de Montréal encontró que las mujeres que consumían aceite de linaza durante el embarazo tenían un 12 por ciento de riesgo de parto prematuro, comparadas con el promedio normal de 3 por ciento en mujeres saludables que no tomaban este aceite. La correlación entre el nacimiento prematuro y el aceite de linaza sólo ocurrió en mujeres que consumían el aceite durante el segundo y el tercer trimestres. Comer semillas de lino enteras o molidas no incrementa el riesgo de nacimiento prematuro.

Consideraciones

Balancear la necesidad de ácidos grasos omega-3 y los peligros potenciales del aceite de linaza durante el embarazo puede ser un problema para las futuras madres. Para mayor seguridad, evita usar aceite de linaza como fuente de ALA y en su lugar enfócate en otras alimentos que son fuente de ácidos grasos omega-3, tales como los mariscos, nueces, vegetales marinos, semillas de linaza enteras o molidas y verduras de hojas verdes. Si quieres usar el aceite de linaza durante el embarazo, habla con tu médico acerca de cuánto puedes usar de forma segura y si tienes algún factor de riesgo específico que incremente el riesgo total de embarazo prematuro.

Más galerías de fotos



Escrito por bridget coila | Traducido por alejandro cardiel