Seguro de salud para niños recién nacidos

Volverte un nuevo padre puede ser una experiencia abrumadora. Tus prioridades y estilo de vida cambian, y puedes tener muchas preocupaciones sobre la adición del nuevo miembro a tu familia. Sin embargo, en medio de cambiar pañales y las comidas a las 2 a.m., no olvides de asegurarte que tu recién nacido esté protegido con un seguro de salud.

¿Por qué la cobertura?

Una vez que tu bebé nace, es una persona independiente y necesita su propio seguro de salud. Ese seguro te ayudará a pagar por sus necesidades en el cuidado de la salud, desde los chequeos regulares en el pediatra hasta prescripciones o cuidados de emergencia. Probablemente no puedas cubrir estos gastos sin un seguro.

Tipos de seguro

Al principio, un recién nacido sólo necesita seguro con cobertura médica y de prescripción. No necesita seguro dental porque no tiene dientes, y no necesita cobertura visual porque el pediatra revisará sus ojos en cada visita. Puedes añadirlo como dependiente en tu seguro médico, y después añadir el seguro dental y un seguro visual, si así lo decides.

Cómo registrarse

Poco después de que nazca tu bebé, recibirás su acta de nacimiento por correo. Necesitarás este documento para registrar a tu bebé en tu póliza de seguro. Si estás asegurado por tu trabajo, habla con el departamento de recursos humanos para hacer el papeleo adecuado. Si tienes seguro privado, habla con tu agente o aseguradora. Muchos requieren que registres a tu bebé dentro de los 30 días de su nacimiento. Si lo registras en este tiempo, la cobertura es retroactiva al tiempo de su nacimiento.

Cobertura de recién nacido

La cobertura de tu bebé será un reflejo de la tuya en la mayoría de los casos. Ambos tendrán el mismo co-pago por un servicio de emergencia y visitas al doctor, y los deducibles y gastos extra serán los mismos. Una vez que has entendido los términos de tu cobertura, tenlos en cuenta. Por ejemplo, si tu seguro tiene un número limitado de visitas al pediatra, dícelo a tu doctor y trabajen juntos para encontrar un medio que asegure la salud de tu pequeño sin ahorcar demasiado tus finanzas.

Beneficios flexibles

Si tu jefe te lo permite, puedes aprovechar al máximo el seguro de tu bebé usando una cuenta de gastos flexibles para atención a la salud o FSA. Una FSA te permite pagar por los gastos médicos a través de gastos de nómina antes de impuestos. No puedes usar tu FSA para comprar pañales, pero puedes usarlo para co-pagos, deducibles o cualquier cosa que tu seguro no cubra. También puedes usar tu FSA para pagar cremas para erupciones, medicina o fórmula prescrita por tu doctor para tratar los cólicos.

Seguro de enfermedad

Si te preocupa el no poder pagar un seguro médico para tu hijo, puedes ser candidato para el Seguro de enfermedad. Dependiendo de tu ingreso y de la elegibilidad de tu estado, puedes ser capaz de proveerle a tu bebé un seguro con un pequeño costo o de manera gratuita. Para aplicar y obtener el seguro necesitas el acta de nacimiento, identificación y comprobante de ingresos.

Más galerías de fotos



Escrito por bryan berg | Traducido por esteban arenas