¿Es seguro quedarse dormida al amamantar?

Amamantar es natural y generalmente seguro. Esta práctica puede ayudar a prevenir infecciones y reducir el riesgo de muerte súbita del lactante, según Foundation for the Study of Infant Death, FSID. A pesar de lo cansada que puedas estar como madre primeriza y de la frecuencia con la que debas amamantar, no es seguro quedarte dormida mientras le das el pecho a tu hijo.

Peligros

Dormirse al amamantar es peligroso. Según la FSID, existen estudios que demuestran que es riesgoso dormirse junto al bebé al estar en una silla o en un sillón, incluso si no se lo está amamantando. Tu bebé puede entrar en un estado de sofocación. La sofocación ocurre cuando el bebé muere debido a que sus vías respiratorias quedan obstruidas al yacer contra la madre. Esto puede suceder en cualquier lado, incluso en público. Una madre de 29 años se durmió amamantando a su hijo mientras viajaba con United Airways en noviembre del 2009. La bebé de 4 semanas se asfixió y no la pudieron resucitar.

Riesgo de asfixia

No amamantes y luego te quedes dormida en la cama con tu bebé. Es posible que te des vuelta y asfixies a tu bebé. Asimismo, tu bebé puede darse vuelta y caerse de la cama o quedar entre la cama y la pared. Es particularmente peligroso dormir con un bebé en la cama si nació prematuro, si nació con poco peso o si tiene menos de 4 meses. Si tomas alcohol o medicamentos que te adormecen y eres fumadora (incluso si no fumas dentro de tu casa) también aumenta el riesgo de que el bebé pueda lastimarse, según la FSID.

Cómo amamantar de forma segura

A pesar de que puede ser peligroso dormirte al amamantar o dormite en la cama con tu bebé ya que el bebé puede morir asfixiado, aún puedes dormir cerca del bebé de manera segura. Tener a tu bebé cerca de noche facilita el amamantamiento nocturno. El lugar más seguro para tu bebé es dentro de un moisés o cuna al lado de tu cama. Compra un moisés o incluso un corralito con paredes removibles que se puedan adjuntar a la cama. Así podrás alcanzar a tu hijo fácilmente y evitar la posibilidad de darte vuelta y quedar sobre él. Una opción más segura para las siestas diurnas es usar un moisés.

Cuando el bebé se duerme

No permitas que tu bebé se quede dormido al amamantarlo. Aunque no es tan peligroso como que tú te quedes dormida, él se puede acostumbrar a tomar el pecho antes de la hora de la siesta y de la hora de dormir, si lo dejas dormirse mientras amamanta. Hazle cosquillas en los pies, hazlo eructar con frecuencia o desvístelo si comienza a quedarse dormido. Ofrécele su dedo pulgar o un chupete antes de ponerlo en la cuna para sustituir el pecho. El objetivo del amamantamiento debe ser la alimentación del bebé, no su consuelo.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por noelia menéndez