Es seguro practicar kickboxing durante las primeras etapas del embarazo

El kickboxing es un ejercicio divertido y efectivo, pero debes pensarlo mucho antes de incorporarlo en tus planes de ejercicio durante tu embarazo. Generalmente, se motiva a las mujeres a continuar realizando los ejercicios que hacían antes del embarazo; sin embargo el kickboxing es un ejercicio único y ciertas pautas deben seguirse al momento de realizarlo. Los ejercicio de impacto deben dejar de hacerse después del primer trimestre, mientras que el uso de un saco de boxeo debe ser moderado para proteger el útero y el bebé de sacudidas durante puñetazos y patadas. Siempre consulta con tu matrona o médico obstetra acerca de ejercicios específicos y tu embarazo.

El ejercicio en el embarazo

La mayoría de las mujeres embarazadas tienen beneficios al realizar ejercicio durante el embarazo. Ya que puede reducir el excesivo aumento de peso, reduce el riesgo de diabetes gestacional y te ayuda a dormir mejor. La actividad aeróbica sencilla, como caminar y nadar, es ideal para la mayoría de las mujeres que están pasando por un embarazo saludable. Ejercicios de mayor intensidad pueden ser apropiados si tenias establecida una base física sólida antes del embarazo. Escucha a tu cuerpo y adapta los ejercicios para que sean cómodos para ti. Bebe mucha agua.

La anatomía al comienzo del embarazo

En el primer trimestre, tu útero crece de un tamaño de una pera pequeña al de un pomelo a las 12 semanas. Muchas mujeres no saben que están embarazadas hasta bien adentrado el primer trimestre. Durante el primer trimestre, tu útero está bastante bien protegido por la pelvis. Sin embargo, es importante que aún seas cautelosa y evites cualquier traumatismo en la parte baja del abdomen.

Evita traumatismos

La parte peligrosa del kickboxing y la primera etapa del embarazo es el riego de los traumatismos si estás entrenando con un compañero. Evita exponer tu cuerpo a los golpes de pies y puños de otra persona. No dejes que tu compañero entrene contigo. Elige practicar con alguien que sujete objetivos o un saco de boxeo en lugar de entrenar para una práctica o competencia. Disminuye la intensidad habitual para evitar quedar sin aliento o tirar de un músculo o ligamento. Relájate y escucha a tu cuerpo. Evite rebotar de manera excesiva o los movimientos bruscos.

Signos de peligro

Si tu embarazo es saludable, ejercitar no debería causar problemas. Sin embargo, tu salud y tu embrazo pueden cambiar. Llama a tu matrona o médico obstetra si sienten dolor abdominal agudo, sangrado vaginal o calambres fuertes que no cesan. Prepárate para adaptar tu rutina de ejercicios si experimentas aunque sea una incomodidad leve a medida que crece tu útero.

Más galerías de fotos



Escrito por marcy reed | Traducido por mariajose mansilla