¿Es seguro entrenar mientras estás bajo tratamiento con bloqueadores beta?

Los doctores prescriben bloqueadores beta a aquellos que sufren de presión sanguínea alta o enfermedad cardiaca. También los pueden prescribir para ayudar a prevenir paros cardiacos posteriores en aquellos que ya han sufrido un ataque al corazón. Aunque el ejercicio es un gran medio para reducir la presión sanguínea y el colesterol y ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca, si te han recetado bloqueadores beta deberías obtener el permiso de tu doctor antes de iniciar cualquier tipo de programa de ejercicios.

Efectos colaterales de los bloqueadores beta


Si estás usando bloqueadores beta es especialmente importante que vigiles tu frecuencia cardiaca durante el ejercicio.

Los bloqueadores beta tienen algunos efectos secundarios que incluyen depresión, tensión o ansiedad y fatiga. Saber qué tipos de ejercicios puedes empezar a practicar con seguridad puede ser parte de tu rutina de cuidado de la salud, e incluso posiblemente te ayude a mejorar tu condición. Es importante que vigiles tu frecuencia cardiaca durante el ejercicio de manera que te asegures que no estás ejercitando en exceso tu sistema cardiovascular. De acuerdo a "Fitness: The Complete Guide", ejercitarte a un nivel que esté entre el 55% y el 85% de tu frecuencia cardiaca máxima, va a desencadenar el efecto positivo del entrenamiento, de modo que sería adecuado que los que usan bloqueadores beta bajo la guía de su doctor se ajusten al extremo inferior de este rango.

Control de la respiración


Si te están tratando con bloqueadores beta pon especial atención en el control de la respiración cuando te ejercites.

Controlar el patrón de tu respiración durante el ejercicio te ayuda a perfeccionar tanto tu forma como tu técnica, y a enfocarte por entero en el ejercicio. Respirar de manera continua y controlada es la forma más efectiva y segura de respirar cuando levantas pesas. Contener tu respiración durante el esfuerzo puede ser particularmente peligroso para aquellos que están usando ya bloqueadores beta, debido a que provoca alzas repentinas de la presión sanguínea.

Usar resistencia más ligera


Si padeces de alguna afección cardiaca evita levantar pesos demasiado grandes.

Usar pesos más grandes durante tu sesión de entrenamiento puede exigir mayor esfuerzo general a tu cuerpo, lo cual también incrementa tus niveles de presión sanguínea durante el ejercicio lo que puede ser especialmente peligroso para aquellos que padecen de condiciones cardiacas. Usar pesas más ligeras es la mejor manera en que puedes entrenar si padeces de una condición cardiaca. Incrementa sencillamente el número de repeticiones para que logres provocar el efecto deseado por el entrenamiento.

Entrena de manera muy consciente


Si experimentas síntomas serios que indiquen un entrenamiento excesivo, haz un alto y busca atención médica.

Entender las señales que te está enviando tu cuerpo siempre es muy importante cuando te estás entrenando o estás llevando a cabo actividades normales para tu estilo de vida, pero lo es especialmente cuando estás tomando medicamentos o padeces una condición médica. Si te sientes mareado, desorientado, extremadamente fatigado o experimentas cualquier tipo de presión o dolor en el área del corazón, es una señal de que necesitas parar el ejercicio, enfriar el cuerpo, y relajarte y enfocarte en la respiración. Si persisten los síntomas, debes buscar atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsay kent | Traducido por josé alcázar.