¿Es seguro comer verduras crudas durante el embarazo?

La elección de comer verduras crudas durante todo el embarazo puede ser una opción segura y nutritiva para ti y tu bebé. Sin embargo, es importante conocer las preocupaciones y los riesgos que pueden venir con el consumo de verduras crudas, y entender las maneras para que controles que tú y tu bebé estén seguros con lo que comen.

Los beneficios nutricionales de las verduras


Imagen de un brócoli fresco.

Durante el embarazo, tus requerimientos de vitaminas, minerales y nutrientes vitales aumentan debido a las demandas relacionadas con el crecimiento fetal. Las hortalizas, sobre todo cuando se comen crudas, están llenas de beneficios nutricionales para tú y tu bebé en crecimiento. El ácido fólico se encuentra en el brócoli, los espárragos y los guisantes, y ayuda a prevenir malformaciones de la columna vertebral y el cerebro. El calcio es esencial para la salud ósea y la mineralización ósea, y es abundante en vegetales de hojas verdes como la espinaca, la berza, y la col rizada. Las hortalizas como las coles de Bruselas, la coliflor y la calabaza son fuentes de ácidos grasos omega-3, que ayuda en el desarrollo neurológico y visual del bebé.

Vegetales crudos que se deben evitar


Una imagen de brotes de judías.

Aunque la mayoría de los vegetales crudos pueden ser seguros y saludables para ti y tu bebé, algunos vegetales crudos se deben eliminar de tu dieta por completo. Los brotes crudos incluyendo la alfalfa, el rábano, el trébol, y las variedades de frijol mungo se deben evitar durante el embarazo. Foodsafety.gov señala que, a diferencia de otros productos, los brotes necesitan condiciones cálidas y húmedas para crecer. Estas condiciones también son ideales para el crecimiento de bacterias tales como la E. coli, la salmonella y la listeria. Si comes brotes, debes cocinarlos muy bien para matar cualquier bacteria.

Toxoplasmosis y transmisión de enfermedad por los alimentos


Mujer lavando una lechuga.

Los Centers for Disease Control and Prevention descubrieron que la toxoplasmosis infecta entre 400 y 4.000 fetos en los Estados Unidos cada año. El toxoplasma es un parásito que puede encontrarse en las carnes crudas y cocidas, la arena para gatos, y la superficie de frutas y verduras. Según los CDC, las mujeres embarazadas que se infectan con toxoplasma pueden transmitir la infección al feto, causando enfermedades del sistema nervioso y los ojos. Puedes ayudar a prevenir el contagio de esta enfermedad transmitida por los alimentos, lavando las verduras crudas antes de comerlas.

Directrices de seguridad alimentaria


Vegetales crudos en la encimera.

Los vegetales crudos pueden ser una gran adición a tu dieta en el embarazo, siguiendo algunas pautas de seguridad. La FDA recomienda lavar completamente las verduras crudas antes de comerlas o prepararlas. Esto es especialmente cierto para las hortalizas que requieren ser peladas ya que las bacterias se pueden encontrar en la piel exterior o cáscara. Corta las partes magulladas o dañadas de la verdura, que tienen más probabilidades de albergar bacterias en dichos lugares. No te olvides de lavar también las tablas de cortar y las superficies con agua caliente y jabón después del contacto con cualquier tipo de verduras sin lavar.

Más galerías de fotos



Escrito por brooke zigler | Traducido por javier enrique rojahelis busto