Es seguro para los bebés estar cerca de imanes (magnets)

Los bebés son atraídos por los imanes pequeños como… bueno, como limaduras de hierro (iron filings) hacia un imán. Un bebé aprende explorando. Esto incluye poner diferentes artículos en su boca y aprendiendo como se sienten y como saben. Es bastante aterrador para un padre darse cuenta de que su bebé se acaba de tragar una moneda (coin) o un juguete (plastic toy). Si el bebé traga más de un imán, podría enfrentar algunas lesiones importantes.

Bebés y pequeños imanes

Los juguetes y artículos del hogar (household ítems) que contengan imanes pueden ser peligrosos para los bebés. En un hogar con varios niños, es difícil para un padre asegurarse de que todo peligro ha sido eliminado antes de poner al bebé en el suelo. Los niños grandes y padres pueden pasar por alto pequeños objetos, especialmente si se han caído debajo del sofá o detrás de la pata de la mesa. El bebé, arrastrándose o gateando, puede agarrar un imán. Debido a su curiosidad natural, podría poner el imán dentro de su boca y terminar tragándolo.

Daño físico

Si el bebé traga varios imanes, el campo de atracción (fiel of attraction) dentro de los intestinos puede atrapar varias capas (layers) de paredes intestinales entre ellos. Si el problema no es diagnosticado con rapidez, los intestinos del bebe pueden ser perforados o desarrollar pequeños agujeros. Además del riesgo de perforación, el bebe podría desarrollar una infección intestinal o envenenamiento de sangre (blood poisoning). Sus intestinos son pequeños, e incluso el más diminuto de los imanes puede causar una obstrucción dentro de los intestinos, de acuerdo con la Consumer Product Safety Commission. Si los imanes se han pegado a través de las paredes intestinales del bebe, no podrán sacarlos a menos que sean removidos quirúrgicamente.

Intervención médica

Cuando un bebe se ha tragado un imán, o más de uno, el único tratamiento efectivo es una cirugía abdominal (abdominal surgery). En casos donde los intestinos del bebe se han enroscado, la parte afectada tal vez podría ser removida quirúrgicamente, especialmente cuando el envenenamiento en la sangre o la infección se han desarrollado, señala la CPSC.

Buckyballs

Buckyballs, un juego de pequeñas bolas imantadas utilizado como un juego de escritorio está hecho de un elemento poco frecuente y se ha convertido recientemente en el foco del reclamo administrativa por la CPSC. Los inventores de Buckyballs han marcado su producto para adultos, pero esto no ha prevenido 12 ingestas accidentales en niños, de acuerdo con el peródico estadounidense The New York Times. Una niña de 12 años puso buckyballs en su lengua, imitando el aspecto de una perforación en la lengua (pierced tongue); ella accidentalmente lo tragó, lo que resultó en dos operaciones.

Sintomas de la ingesta

Los síntomas de la ingesta de un imán tienen la apariencia de cualquier otra enfermedad abdominal (abdominal illnesses). Después que un bebé a tragado al menos un imán, él podría desarrollar dolor abdominal (abdominal pain). Antes que se someta a un examen de rayos X, también podría empezar a experimentar diarrea, náuseas y vómitos. Debido a que esos síntomas no son específicos, puede tomar tiempo valioso para los padres y el doctor diagnosticar la ingesta de un imán.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por azul benito