¿Es seguro beber jugo de limón para las mujeres embarazadas?

Aunque beber jugo de limón mientras estás embarazada es usualmente seguro, deberías considerar varios factores antes de hacerlo. Es cierto que el jugo de limón contiene varias vitaminas y minerales, pero puede disparar reacciones físicas desagradables. Si tienes preocupaciones específicas acerca de beber jugo de limón, contacta a tu obstetra para pedir consejo.

Nutrición

Una taza de jugo de limón contiene cerca de 54 calorías, 0,6 g de grasa total, 0,7 g de fibra dietética, 0,9 g de proteína, 16 g de carbohidratos y 6,2 g de azúcares. Es una buena fuente de vitamina C, potasio y folato. También proporciona pequeñas cantidades de otras numerosas vitaminas y minerales, incluyendo la vitamina A, calcio, vitamina C, folato, hierro, zinc, niacina, vitamina B-6 y vitamina E. Aunque el jugo de limón es una bebida saludable, beber demasiado puede generar que consumas menos de otros alimentos. A causa de esto, lo mejor es beberlo con moderación.

Acidez o problemas gastrointestinales

El jugo de limón, o cualquier otro jugo hecho de frutas cítricas, puede disparar la acidez en las mujeres embarazadas. Esto es especialmente cierto en la última parte del embarazo, cuando la acidez es más común. También puedes experimentar calambres en el estómago, indigestión o diarrea si tomas cantidades excesivas de jugo de limón. Si alguna de estas reacciones ocurre, deja de beberlo. Llama a tu doctor si algunos de estos efectos son particularmente molestos o persistentes.

Preocupaciones dentales

El ácido cítrico en el jugo de limón puede causar pérdida de brillo o alteración en el esmalte de los dientes. Bebiendo con un popote o mezclándola con agua puedes reducir los efectos. Aunque puede parecer una buena idea cepillar tus dientes inmediatamente después de beber jugo de limón de tal forma que puedas quitar el ácido cítrico de tus dientes, evita hacerlo. Los materiales abrasivos en la pasta de dientes pueden de hecho causar daño posterior al esmalte. Llama a tu dentista si tienes preocupaciones acerca de la manera en que el jugo de limón está afectando a tus dientes.

Riesgos de enfermedades transmitidas por alimentos

Beber jugo de limón no pasteurizado puede incrementar tu riesgo a obtener enfermedades transmitidas por alimentos, tales como salmonella o el E. coli. Como tu sistema inmune está debilitado durante el embarazo, estos riesgos son mayores que cuando no estás embarazada. Una enfermedad transmitida por los alimentos puede dañarte a ti y a tu bebé no nato, y podría ser hasta una amenaza a la vida. Si ves que los limones están siendo lavados y exprimidos enfrente tuyo, o tú misma lavas y exprimes los limones, entonces beber el jugo de limón crudo puede ser seguro. De otra manera, apégate a la regla de beber jugo de limón que esté pasteurizado o embotellado.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth wolfenden | Traducido por jorge de leon polanco