¿Es seguro beber bicarbonato de sodio?

Aunque las reacciones secundarias son posibles, el bicarbonato de sodio es en general seguro para beber y reducir la acidez estomacal, aliviar las úlceras gastrointestinales y elevar el pH de tu cuerpo y orina. Bebe el bicarbonato si tu médico te diagnostica con alguna condición y te receta este remedio. No utilices el bicarbonato de sodio sin la supervisión de un médico para reducir el riesgo de efectos secundarios.

Acidez

Bebe bicarbonato de sodio como lo indique el médico. La recomendación general para la acidez es media cucharada de bicarbonato diluido en un vaso de agua cada dos horas. Esa dosis es para un individuo mayor a los 12 años de edad. El pediatra de tu hijo debe determinar la dosis segura si el niño es menor.

Ajuste del pH

Cuando tu médico receta el bicarbonato para la orina o sangre ácida, también te dice cuánto beber al día. En general, la dosis comienza en una cucharada de bicarbonato mezclado en un vaso de agua cada día. Si los resultados de laboratorio indican que tus fluidos son aún ácidos, tu médico incrementará la cantidad a beber, sin exceder las 4 cucharadas diarias.

Consideraciones

El bicarbonato de sodio, como lo indica su nombre, es una sal. Si alguna condición médica limita cuánto sodio puede ingerir, el bicarbonato de sodio puede no ser el mejor anti-ácido para ti. La sustancia también puede afectar las propiedades terapéuticas de otros medicamentos, dejándolos sin efecto. Ingerir ambos con dos horas de diferencia puede evitar la interacción negativa. Además, el bicarbonato de sodio es para uso a corto plazo y no se recomienda para el tratamiento de enfermedades crónicas. No utilices el bicarbonato de sodio hasta que tu médico descarte que la inflamación es la causa de tu incomodidad.

Posibles efectos secundarios

Reporta a tu médico si te sientes diferente o enferma cuando ingieres bicarbonato. El médico debe determinar si la sustancia causa efectos secundarios en ti y qué hacer al respecto. Las reacciones adversas incluyen el dolor de cabeza, dolor muscular y respiración lenta. Puedes también sentirte inusualmente nerviosa, cansada o de mal humor. Además, el bicarbonato de sodio puede inducir orina en exceso, náuseas y pérdida del apetito, aparte de que puede presentarse pies y piernas inflamadas.

Más galerías de fotos



Escrito por emma watkins | Traducido por glen boyd