Seguridad de verano para niños

No hay duda de ello, el verano es un momento agradable para ser joven. Pero la seguridad infantil en el verano puede mantener a padres de todas las edades despiertos por la noche. El verano tiene una única gran cantidad de temas de seguridad, incluyendo la seguridad de la exposición al sol, en la piscina y bicicletas, largas horas jugando al aire libre, deshidratación y circunstancias desconocidas. Mantente a salvo para mantener el verano feliz para toda la familia.

Exposición al sol

La Academia Estadounidene de Pediatría recomienda a los niños límitar la exposición al sol entre las 10:00 y las 16:00 horas. Reservar estas horas para manualidades de interior. Si los niños deben estar fuera, asegúrate de cubrirles con un sombrero de ala ancha y ropa de algodón. Vuelve a aplicar protector solar cada dos horas. Utiliza aproximadamente 1 onza (28,3 g) de protector solar en cada aplicación para asegurar una cobertura adecuada.

Seguridad en la piscina

Sé seguro en la piscina al elegir una ubicación con un socorrista, indicadores de profundidad y una amplia zona poco profunda donde los niños puedan ponerse de pie. Boystownpediatrics.org, socio de Alegent Health, sugiere llamar a los niños fuera de la piscina una vez cada hora para descansar y rehidratarse. Vigila cuidadosamente a los niños mientras están nadando. Quédate a un brazo o menos de distancia de los niños de 4 años o menores. Si sospechas que tu hijo ha tragado demasiada agua de piscina sácalo durante al menos 30 minutos. Dile que vomite si se siente enfermo.

Seguridad en bicicleta

KidsHealth.org informa a los lectores que 300.000 niños son enviados a la sala de emergencias cada año como consecuencia de accidentes de bicicleta. Mantén a los niños tan seguros como sea posible con cascos y reglas estrictas. Compra cascos que tengan una etiqueta indicando la aprobación por parte de la Comisión de Productos Seguros al Consumidor. Siempre abrocha la correa en el casco de bicicleta y asegúrate de que esté ajustada a la cabeza. Establece los parámetros sobre donde los niños se les permite andar. Asegúrate de que conocen las señales de mano y precaución contra andar demasiado cerca de cualquier tipo de vehículo, incluyendo los coches aparcados.

Prevenir la deshidratación

Asegúrate de que los niños tomen 8 a 10 vasos de agua cada día y coman alimentos con un alto contenido de agua como naranjas, manzanas y apio. Si los niños están jugando durante la parte calurosa del día (de 10:00 a 16:00) mándalos con abundante agua y pídeles que toman un descanso cada hora. Enseña a los niños mayores los signos de deshidratación tales como dolor de cabeza, cansancio, y hormigueo de manos y pies. También, recuerda a los niños la importancia de la protección solar: como señala la Clínica Mayo, las quemaduras de sol inhiben la capacidad del cuerpo para enfriarse, lo que puede conducir a la deshidratación.

Circunstancias desconocidas

Es genial cuando el verano significa nuevos amigos, nuevos lugares y nuevos compañeros de juego. Pero cuando envías a los niños en circunstancias desconocidas asegúrate que tienen las herramientas para mantenerse a salvo. Da a los niños mayores un teléfono celular y asegúrate de que se mantengan en contacto contigo durante todo el día. Acompaña a los niños más pequeños a jugar y siempre conoce a los padres de un nuevo amigo.

Más galerías de fotos



Escrito por caroline schley | Traducido por paulina illanes amenábar