Seguridad con velas y bebés

Las velas pueden ser una adición hermosa y de aroma agradable para tu hogar, pero estarás jugando con fuego si enciendes las mismas mientras tengas un bebé en casa. Además de los peligros de incendio asociados a estos elementos, las velas aromatizadas pueden causarle problemas de salud a tu pequeño. De acuerdo a KidsHealth.org, las velas aromatizadas pueden provocar ataques de asma y problemas alérgicos en los niños.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Elige velas no aromatizadas. Los vapores de la cera de parafina aromatizada y caliente pueden causar náuseas, y dificultades para respirar, así como también irritación en los ojos.

  2. Ubica las velas fuera del alcance de tu bebé. Ponlas en estantes elevados y estables, o sobre las superficies de cocina, especialmente cuando las enciendas. Mueve las velas hacia la parte posterior de los estantes elevados o superficies de cocina para que sea aún más difícil que tu bebé las alcance.

  3. Resiste la tentación de colocar velas sobre las mesas de centro o auxiliares; sería demasiado fácil para tu bebé tomarlas, especialmente cuando esté comenzando a ponerse de pie y caminando. Esto puede causar quemaduras si la vela está encendida. Los bebés también se llevan todo a la boca e ingerir un pedazo de vela puede ocasionar un riesgo de ahogamiento, o causar vómito y diarrea si el pequeño lo traga.

  4. Apaga las velas antes de salir de casa o de irte a la cama. Entre 2002 y 2005, se reportaron incendios domésticos causados por velas encendidas cada 34 minutos en los Estados Unidos, de acuerdo a Consumer Reports, y un promedio de 174 muertes relacionadas con incendios por velas ocurren cada año. Apagar estos implementos cuando abandonas la habitación asegurará que tu bebé y otros miembros de la familia no entren a formar parte de las estadísticas.

  5. Mantén los fósforos o el encendedor que usas para prender las velas fuera del alcance de tu bebé. Estos representan riesgos de ahogamiento, así como también de quemaduras.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por jhonatan saldarriaga