Seguridad en los tapetes de yoga de PVC

Un tapete de yoga, ya sea propio o del gimnasio al que asistas, es una pieza esencial del equipo necesario para realizar esta actividad. Este tapete puede ser la parte menos saludable de tu actividad física. El Yoga Journal calcula que se gastan cerca de US$6 billones al año en equipo y clases de yoga, pero existen preocupaciones con respecto al hecho de que la popularidad del yoga puede representar un riesgo tanto para las personas que lo practican como para el ambiente, ya que los tapetes que se utilizan pueden no ser seguros.

Función del tapete

El tapete señala tu espacio dentro del gimnasio, te mantiene en un área delimitada, amortigua contra la rigidez del suelo, previene que te resbales cuando practicas las distintas poses y actúa como una barrera contra el polvo y los gérmenes, especialmente si utilizas un tapete propio o si lo limpias regularmente. Puede ser que te encante tu tapete, incluso que lo hayas personalizado, pintado o limpiado con TLC, pero existe la posibilidad de que el tapete que usas para el yoga esté hecho del anti-higiénico PVC.

Material del tapete

El PVC de los tapetes de yoga cuenta con cualidades increíbles. Es barato, fácil de limpiar, flexible y durable; se puede hacer de colores, es anti-derrapante, puede ser modificado para hacerlo derrapante y lo puedes conseguir en cualquier parte. Los principales fabricantes de tapetes de yoga están convencidos de la utilización del PVC para sus productos. Cuando la gente agradece las opciones y los precios bajos y cuando las empresas colaboran para incrementar el estatus quo de sus compradores o cuando los tapetes de PVC se adaptan a cada exigencia que demanda el comprador, debe haber una razón muy poderosa para cambiarlos.

Preocupaciones por la salud con respecto al PVC

La razón principal para cambiar la forma en que se elaboran los tapetes de yoga es el PVC. Según la CDC, el cloruro de polivinilo puede producir daños al hígado y a los sistemas central nervioso, respiratorio y reproductor. El proceso de elaboración del PVC produce dioxina y PCB, ambos considerados cancerígenos. Los productos de PVC liberan compuestos de gas volátil que al momento de ser quemados en un incinerador, emiten humo tóxico. Los químicos que se añaden a los tapetes para hacerlos pegajosos son ftalatos y para hacerlos durables se utilizan metales tóxicos. Ambos pueden desprenderse del tapete con el uso y provocar cáncer.

Opciones de tapetes

Existen en el mercado otro tipo de tapetes que pueden sustituir a los de PVC. Escoge entre aquéllos que han sido diseñados para evitar químicos dañinos. Hay tapetes de cáñamo, yute o algodón, los cuales son de fibras de plantas y no liberan ningún gas. Incluso pueden desintegrarse con el tiempo y ser reciclados. Los tapetes orgánicos certificados son tu mejor apuesta por un material saludable y con un proceso de elaboración que no afecta al medio ambiente. Los tapetes de hule provienen de los árboles de hule, un material que es completamente biodegradable. Los híbridos usan una combinación de fibras de plantas y hule. Otros tapetes de plástico sintético como el TPE y el PER aseguran estar libres de toxinas.

Desventajas de las alternativas

Una desventaja de estos tipos de tapetes es que suelen ser más costosos que los de PVC. Otro punto en cuestión es que estos tapetes no suelen adherirse aunque algunos están recubiertos en la parte trasera con un látex anti-derrapante. Los tapetes de hule también pueden provocar reacciones alérgicas en personas sensibles a estas sustancias y pueden despedir un olor particular. Los tapetes de plástico sintético pueden ser elaborados con ciertos compuestos dañinos y algunos también llegan a contener PVC. (ver referencia 4)

El dilema de los tapetes

Conforme más y más persona se nieguen a utilizar tapetes hechos con PVC, la calidad y las características de otras alterativas tienen que mejorar. Recuerda que hay otras opciones más saludables y que puedes escoger la que se adapte mejor a tu idea del tapete perfecto. Sin embargo, si no cuentas con recursos suficientes para reemplazar tu tapete de momento o si no quieres que tu tapete termine en un depósito de basura, sé creativo. Forra tu tapete de PVC con un tapete de fibra económico o incluso con una toalla para minimizar la exposición, pero que sigas contando con un colchón para amortiguar. Puedes utilizar otras opciones como las fibras anti-derrapantes que se usan como bajo alfombra en vez de tirarlas a la basura.

Más galerías de fotos



Escrito por benna crawford | Traducido por ricardo frot