Seguridad de los suplementos dietéticos

Cuando tomas un suplemento dietético, probablemente tienes la esperanza de conservar o mejorar tu salud. Puedes ayudarte a alcanzar esas metas asegurándote de que los suplementos que tomas son seguros. Los suplementos no pasan por el mismo proceso riguroso de revisión y aprobación como los medicamentos. Ha habido casos en que los suplementos contenían ingredientes inesperados e incluso ilegales. Ten en cuenta los posibles riesgos que enfrentan los usuarios de suplementos antes de tomarlos.

Motivos de preocupación

Se ha encontrado suplementos que contienen ingredientes ilegales o peligrosos. En 2004, la Food and Drug Administration (FDA) prohibió los suplementos que contienen efedra. Estos suplementos eran utilizados como ayuda para bajar de peso. La FDA encontró que la efedra podía provocar hipertensión y otros problemas del sistema circulatorio. En otro incidente, la FDA incautó suplementos que contenían DMAA, también conocido como extracto de geranio. Esta sustancia ilegal está vinculada a la hipertensión, la falta de aliento y los ataques al corazón.

Señales de alerta

El Human Performance Resource Center describe varias señales de alerta cuando se trata de suplementos dietéticos. Estas incluyen los suplementos que dicen ser curas para muchas enfermedades o condiciones de salud, y las sustancias que aseguran ser una vía rápida hacia una mejor salud. Otras señales de advertencia incluyen los anuncios que dicen que el gobierno o la institución médica no quieren que la gente utilice determinado producto. Otros factores negativos son la falta de una certificación de terceros y la falta de advertencias en la etiqueta sobre que un suplemento puede dar resultados positivos en las pruebas de drogas.

Fabricación de seguridad

Puede parecer seguro asumir que los fabricantes se protegen afirmando que sus productos son seguros. Generalmente los fabricantes están obligados a seguir las prácticas de manufactura estándar. Sin embargo, no existen directrices específicas para la fabricación de suplementos, y la FDA tiene autoridad limitada para supervisar estos productos. Como resultado, los productos similares pueden tener cantidades muy diferentes de sustancias activas. Algunos pueden tener dosis más fuertes, otros más débiles. En la mayoría de los casos el etiquetado no describe dicha diferencia.

Pasos prudentes

Si estás considerando tomar un suplemento, primero investígalo. Hay varios recursos valiosos de Internet que contienen bases de datos de medicamentos naturales y suplementos. Al utilizar suplementos, recuerda que algunos pueden tener un efecto tan fuerte sobre el cuerpo como los medicamentos recetados. Si no estás seguro acerca de los ingredientes o la dosis del producto, puedes ponerte en contacto con el fabricante y solicitar más detalles. Si experimentas efectos secundarios o sientes que la dosis es demasiado fuerte, deja de usar el producto inmediatamente y consulta a tu médico. También puedes reportar tu experiencia a la FDA.

Asesoramiento especializado

Permite que tus proveedores de servicios médicos sepan acerca de los suplementos que tomas. Si un médico te da una receta, habla sobre los suplementos y las posibles interacciones con el nuevo medicamento. Los profesionales de la salud pueden ofrecerte algunos consejos sobre si debes o no tomar un suplemento, o pueden sugerirte métodos alternativos para que obtengas los resultados de salud que buscas.

Más galerías de fotos



Escrito por james bolger | Traducido por josé antonio palafox