Seguridad en la guardería para niños

Como padre, cuando dejas a tu hijo en la guardería, quieres saber que los estás dejando en buenas manos. Las agencias que regulan a las guarderías trabajan duro para inspeccionar las instalaciones en dónde se cuidan a los niños para que tenga una ambiente nutrido, seguro y apropiado. Pero ninguna cantidad de regulación puede garantizar que todos los días en cada guardería se tenga una seguridad al 100 por ciento. Como padre, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a salvaguardar la seguridad de tu hijo.

Visita las instalaciones

Visitar las instalaciones es un paso crítico al escoger una guardería. Pide que te den un paseo antes de empezar el papeleo de inscripción. Observa cómo los maestros y administradores lidian con un extraño en el edificio. Pon atención a la manera en la que los cuidadores interactúan con los niños y cómo se comportan los niños. Haz visitas inesperadas después de que hayas empezado a trabajar. Una visita no planeada te dará una buena idea de cómo tu hijo se está ajustando y de cómo opera la guardería cuando los visitantes con cita no están observando.

Mantén los trámites en fecha

Cuando llenes los papeles de inscripción, asegúrate de incluir tus números telefónicos actuales de cualquiera que esté autorizado a recoger a tu hijo, especialmente de los familiares que han accedido a ser tu contacto de emergencia en caso de enfermedad u otra dificultad. Si estás en una batalla por la custodia actualmente, es vital que informes a la guardería y asegúrate de que los permisos para recoger a tu hijo estén actualizados. Discute cualquier posible problema con el director de la guardería y los maestros.

Observa el comportamiento de tu hijo

Idealmente, la guardería y el preescolar deben ser una experiencia enriquecedora para tu hijo. Aunque no esté feliz todas las tardes cuando lo recoges, los buenos días deben sobrepasar a los malos días. Si un niño que antes era alegre se vuelve hosco, llora mucho o empieza a llorar tan pronto como entra a la guardería, puede ser un signo de algún problema. Si tu hijo normalmente disfruta de la guardería, pero de repente no quiere ir, pide al director una explicación para esto.

Preparación ante las emergencias

En el mundo de hoy, con bombardeos y tiroteos en escuelas, es bueno averiguar que tipo de preparación ante las emergencias tienen en la guardería. ¿Hay seguridad en los edificios?, ¿hay cámaras grabando los eventos en áreas públicas? ¿cómo seleccionan al personal?, ¿hay un punto de reunión asignado en caso de que el edificio deba ser evacuado?. Cuando hagas tu primera visita, debes ver extintores y planos de salida puestos por toda la guardería. No es posible planear para cada contingencia, pero si tu y la guardería trabajan juntos, puedes hacer un mundo más seguro para tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por daisy peasblossom fernchild | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez