Seguridad en la guardería infantil

En la sociedad actual, muchos de los hogares tienen dos padres que trabajan. Si pones a tu hijo en una guardería o lo dejas bajo cuidado infantil en casa, la seguridad es de suma importancia. Cuando se trabaja con niños pequeños, cada parte de una guardería tiene preocupaciones por la seguridad, desde la llegada a la salida al final del día.

Comunicación

Tiene que haber comunicación entre los padres y otros cuidadores que trabajan con niños pequeños. Una buena guardería utiliza registros efectivos que ofrecen a los cuidadores una variedad de información que se necesita para cuidar con seguridad a un niño. Los formularios deben incluir los nombres de los padres, lugares de empleo, números telefónicos de emergencia, las alergias del niño e información de salud. Estos deben completarse para cada estudiante. Dos copias de este formulario debe mantenerse, una en un archivo y la otra en un portapapeles fácilmente accesible a todo el personal de la guardería.

Disposición de la sala

El ambiente de una guardería para niños pequeños debe sentirse seguro, cómodo y acogedor. Asegúrate de que los muebles sean robustos y tengan acabados lisos que no se astillen, agrieten o rompan. Las áreas de juego deben ser amortiguadas para suavizar las caídas. Las guarderías necesitan estantería apropiada para los juguetes y así mantener ordenadas las habitaciones y áreas, almacenando materiales que pueden usarse sólo bajo supervisión de un adulto. La visibilidad es necesaria, así que asegúrate de que el arreglo de la habitación permita al cuidador tener a la vista y oír a todos los niños pequeños. Las puertas para niños pueden utilizarse para contenerlos en áreas específicas. Los enchufes eléctricos deben tener tapas de seguridad y todos los cables para ventanas y persianas necesitan estar fuera del alcance del niño.

Limpiar y desinfectar

La limpieza e higiene estricta es necesaria para mantener saludables a los niños pequeños y mantener los gérmenes alejados. Los fregaderos deben estar a nivel del niño para el lavado de manos durante todo el día. Los inodoros y sillas de baño deben ser desinfectados con cada uso. Los juguetes y materiales deben ser desinfectados con una solución de cloro para matar las bacterias que pueden hacer que los niños se enfermen.

Veneno y control de seguridad

Durante las sesiones de arte, los materiales deben ser no tóxicos y todas las pinturas en polvo, pegamento y tijeras (incluso las de seguridad) deben mantenerse fuera del alcance de los niños pequeños. Asegúrate de que las bolsas de plástico y piezas de embalaje como la espuma de poliestireno se mantengan lejos de los más pequeños. Los medicamentos y suministros de limpieza deben estar contenidos en un armario cerrado. Algunas plantas domésticas son venenosas al tacto y al ingerirlas. Los centros deben consultar con el centro de control de envenenamiento para estar seguros y mantener las plantas fuera del alcance en la habitación del niño. Asegúrate de que haya detectores de fuego y de CO en la instalación. La regla de oro es bajar al nivel de los ojos de un niño y buscar peligros ocultos.

Una vigilancia cercana

Los niños nunca deben ser desatendidos ni por un momento. Si un profesor/cuidador tiene demasiados niños a su cargo, pueden suceder accidentes. Además, es importante tener una sala adecuada para acomodar a la cantidad de niños. Los niños necesitan espacio para moverse y los cuidadores necesitan tener una visión fácil de todos ellos. Asegúrate de que el centro siga la relación niño/personal requerida proporcionada por el estado.

Más galerías de fotos



Escrito por tania k. cowling | Traducido por paulina illanes amenábar