Seguridad del té de kombucha

La kombucha es una bebida que se deriva de la fermentación de levaduras y bacterias. Ha sido alabada por su distintivo sabor avinagrado agrio y potenciales, aunque indocumentados, beneficios para la salud. Cuando se prepara, se debe tener cuidado para asegurar que el producto resultante cumple con las normas de seguridad y salud. Debes seguir las medidas de seguridad básicas al beber kombucha, incluyendo comprobar la fecha de vencimiento de la bebida y revisar que no haya olores o colores inusuales antes de beber.

Preparación y pH

La kombucha está compuesta de ingredientes relativamente sencillos: té (negro generalmente), azúcar y bacterias probióticas y levaduras. Conforme se fermenta, los niveles de pH caen de alrededor de 7 a entre 2,5 y 3. Si la kombucha no se fermenta, puede convertirse en un sitio de patógenos y no desarrollar los nutrientes adecuados. Si se sobre fermenta, puede comprometer la capacidad del estómago para digerirla. Para asegurar que tu kombucha ha sido elaborada correctamente, comprueba el pH con una simple tira de prueba antes de beberla. Nunca debe prepararse o almacenarse en recipientes de cerámica, metal o plástico, ya que las toxinas en los materiales pueden contaminar el líquido.

Infestación

La kombucha está en riesgo de un número de infestaciones durante el proceso de elaboración. El moho la puede atacar, apareciendo como pequeños círculos de pelusa blanca o verde en la superficie del líquido. Las levaduras y bacterias en el aire pueden comprometer la "seta" de la kombucha, haciéndola parecer delgada y frágil o desapareciendo por completo. El olor a huevo podrido o col cocida es indicativo de una bebida de kombucha que ha sido comprometida por bacterias no deseadas.

Consumo

No se debe consumir kombucha por mujeres embarazadas o en lactancia, o por niños menores de cuatro años de edad. Al beber kombucha, siempre revisa la fecha de vencimiento en el frasco si la adquiriste comercialmente. En general, no debes consumir más de cuatro onzas al día. Si estás tomando kombucha por primera vez, comienza con una pequeña cantidad y observa cómo reacciona tu cuerpo antes de beber más. Ya que puede tener un efecto desintoxicante en el cuerpo, debe acompañarse con abundante agua. Beber demasiada kombucha o beber kombucha que no se elaboró debidamente, puede comprometer la habilidad del cuerpo para digerirla, poniendo una tensión indebida en el hígado y causando malestar estomacal, nausea o complicaciones hepáticas.

Contenido de alcohol

Debido al proceso de fermentación, la kombucha contienen un pequeño porcentaje de alcohol, generalmente debajo del límite legal de 0,05 por ciento. Sin embargo, en algunos casos se ha sabido que se fermenta más después del proceso de embotellado, subiendo el contenido de alcohol hasta el 3 por ciento, que es tan alto como algunas cervezas. Muchas personas experimentan un "aumento de energía" después de beber kombucha, que puede atribuirse a la cafeína en el té negro con el que se elabora.

Más galerías de fotos



Escrito por marysia walcerz | Traducido por mariana groning