Seguridad del cuello mientras se realizan abdominales

Los abdominales (crunches) son un ejercicio común que puede trabajar de forma efectiva los músculos del centro de tu cuerpo. Este ejercicio puede ser realizado de una diversa variedad de formas, y puede a veces traer problemas a tu cuello. Una dolorosa experiencia puede que sea suficiente para evitar que vuelvas a practicar abdominales nuevamente, lo que dejará una gran brecha en tu rutina de ejercicios, ya que este grupo de músculos no se verán ejercitados. Hay muchas variaciones y precauciones que puedes tomar para evitar lastimar tu cuello durante los abdominales.

Causas del dolor de cuello

Un error común al realizar abdominales es mover la cabeza hacia adelante, debido a que esto genera impulso para facilitar el ejercicio. Esta práctica no sólo aplica una gran cantidad de presión en los músculos frontales del cuello, sino que también reduce la efectividad del ejercicio. Colocar tus manos detrás de tu cabeza puede que te haga mover el cuello y empeorar así la lesión.

Prevención

Varios pequeños factores pueden ayudar a reducir la presión sobre el cuello mientras realizas abdominales. No coloques tus manos detrás de tu cabeza ya que esto te hará mover el cuello. Coloca tus manos sobre tu estómago o en el piso. Si tu cuello no es lo suficientemente fuerte como para mantenerse erguido durante el ejercicio, coloca tus manos sobre tu cuello para darle soporte, pero no lo tires hacia arriba. Mantén tu cuello en una posición natural, con espacio entre tu mentón y tu pecho. No intentes realizar el movimiento de forma rápida.

Forma adecuada de los abdominales

Para realizar abdominales de forma correcta, recuéstate en el piso con tus manos en la posición que deseas. Colocar tus manos sobre el piso, a tu lado, es el método más sencillo, y cruzarlas sobre tu pecho hará que el ejercicio sea ligeramente más difícil. Flexiona tus músculos abdominales para levantar tu torso del suelo mientras mantienes tu cuello relajado. Concéntrate en un punto del techo y continúa mirando ese punto para mantener tu cuello en una postura segura. Lentamente regresa a la posición de inicio.

Variaciones y alternativas

Para reducir las lesiones potenciales en la parte baja de tu espalda provocada por los abdominales, recuéstate en el piso con tus piernas reposando sobre un banco. Muchos gimnasios poseen máquinas para realizar abdominales que no te permitirán realizar el ejercicio de forma incorrecta. Estas máquinas también ayudan a añadir resistencia al movimiento para hacerlo más difícil.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan thompson | Traducido por andrés marino ruiz