Seguridad en cruceros para niños pequeños

Un crucero suena como unas vacaciones ideales en familia: navegar los mares en un barco amplio con un montón de opciones de entretenimiento y restaurantes. Aunque una travesía familiar puede cumplir con tus elevadas expectativas, es necesario tener siempre en mente la seguridad. Los niños pequeños pueden disfrutar de un crucero tanto como lo haces tu, pero debes prepararte para tu viaje teniendo en cuenta las cuestiones de seguridad específicas para este grupo de edad

Seguridad al nadar

La mayoría de los cruceros cuentan con varias piscinas, que pueden atraer a los niños que aman el agua. Sin embargo, al igual que cualquier piscina, estas albercas de crucero y jacuzzis presentan problemas de seguridad para los niños que no saben nadar. Siempre supervisa a los niños pequeños en las piscinas de los cruceros -las piscinas pueden estar llenas de otros viajeros, pero no debes confiar en que están vigilando a tu hijo-. Disfruta de la piscina durante los periodos con menos gente para que tu pequeño no reciba empujones de niños mayores (o de adultos traviesos). Enséñale a tu hijo a no correr por la terraza de la piscina, porque puede ser resbaladizo.

Los peligros de los extraños

El crucero está lleno de miles de otros viajeros excitados por tener algún tiempo para relajarse y disfrutar de su tiempo fuera de casa. Puedes fácilmente caer en una falsa sensación de seguridad en este entorno. Sin embargo, recuerda que tus compañeros de viaje son extraños. Antes de zarpar en el crucero, habla con los niños acerca de no ir a ninguna parte con un extraño, incluso alguien que conozcan en el crucero. Elabora un plan en caso de que se separen. Dile a tu niño que busque a alguien que trabaje en el crucero -muéstrale fotos de los empleados en uniforme y señálalos cuando estén en el barco-. Anímalo a hablar con el personal si se separan estando ya en la nave llena de gente.

Servicio de cuidado de niños

Considera los servicios de cuidado de niños en los cruceros antes de viajar. La mayoría de los cruceros ofrecen clubes o salas de juegos infantiles para los más pequeños. Elige una línea de cruceros que cuente con servicios de cuidado infantil que hayan recibido retroalimentación de manera positiva. Al abordar, pasa por el área de niños para conocer a las niñeras y hablar con ellas acerca de las necesidades de tu hijo. Asegúrate que el espacio esté libre de riesgos y seguro, lo que significa que tu hijo no pueda escapar. Visita seguido la zona de cuidado infantil de tu crucero recién hayas abordado para ayudar a tu pequeño a adaptarse a ese ambiente, antes de dejarlo durante períodos prolongados.

Norovirus

El norovirus es un virus gastrointestinal que puede propagarse rápidamente y de manera indiscriminada en los cruceros debido a que se trata de lugares cerrados y espacios compartidos. Prevén que tu hijo pequeño se contagie de este virus, que incluye náuseas, diarrea y vómitos, siguiendo algunas de las tácticas de prevención. Lava tus manos y las de tu hijo regularmente, especialmente después de que haya visitado el área de niños o antes de comer. Limpia su habitación todas las noches, eliminando los gérmenes que podrían haber sido traídos por tu mayordomo. Lleva una botella de jabón antibacterial en el bolso para que puedas desinfectar a tu pequeño regularmente.

Más galerías de fotos



Escrito por barbie carpenter | Traducido por mario francia