La seguridad de la capsaicina

La capsaicina, la sustancia química responsable del toque picante del pimiento picante, también se ha utilizado como medicina tradicional por millares de años. Esta sustancia causa irritación y escozor de las membranas mucosas, pero puede ser eficaz en la reducción de ciertos tipos de dolor. Aunque la capsaicina es generalmente bien tolerada, hay posibles efectos secundarios a tener en cuenta al considerar la seguridad de este compuesto.

Reacciones alérgicas y de la piel

La capsaicina tópica ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de dolor mediante la reducción de la cantidad de ciertos mensajeros químicos que envían señales de dolor al cerebro. La culebrilla, la osteoartritis, la psoriasis y el dolor de espalda se han tratado con parches (Qutenza), cremas, geles, lociones y ungüentos de capsaicina. Existen medicamentos recetados y de venta libre. Estos medicamentos tienen efectos secundarios y reacciones adversas. Debido a que una reacción alérgica puede ser posible con cualquier medicamento, presta mucha atención a los problemas para respirar, urticaria o el esparcimiento de una erupción. Son frecuentes las reacciones no alérgicas sobre la piel, tales como una sensación de ardor, picazón y enrojecimiento, en el lugar de aplicación, pero generalmente desaparecen después del uso repetido durante 2 a 4 semanas. Cuando se utiliza la capsaicina tópica, tu piel puede quedar más sensible al calor, al sol y al agua caliente de la ducha o bañera. El sudor o el clima húmedo pueden aumentar la sensación de ardor. No apliques capsaicina en heridas abiertas, piel agrietada o cerca de membranas mucosas, como la nariz, los ojos o los genitales. Puede que tengas que utilizar guantes desechables al aplicar el medicamento para evitar que se propague a las membranas mucosas y causar ardor y dolor.

Capsaicina oral

Las píldoras de la capsaicina o la pimienta de cayena molida están disponibles como suplementos nutricionales de venta libre. Tomar una dosis alta de cayena puede dar lugar a irritación de estómago, malestar o acidez estomacal. La diarrea es otro posible efecto secundario de la capsaicina oral. La sudoración, el enrojecimiento cutáneo y una nariz que moquea puede ocurrir después de tomar suplementos que contienen capsaicina. La cayena y la capsaicina pasan a la leche materna, por lo que las madres lactantes deben evitar los suplementos de ese compuesto.

Interacciones medicamentosas

Uno de los riesgos de seguridad más graves de la terapia con capsaicina son las potenciales interacciones farmacológicas. La capsaicina puede aumentar la absorción de algunos medicamentos, como del medicamento para el asma, teofilina. Los Inhibidores ACE, un grupo de medicamentos para la presión arterial, incluyendo el captopril (Capoten), elaropril (Vasotec) y el lisinopril (Zestril), también pueden verse afectados por la capsaicina. Los anticoagulantes, como la warfarina, pueden llegar a potenciarse al combinarse con la capsaicina, aumentando el riesgo de hematomas y sangrado. La capsaicina puede causar una disminución del azúcar en sangre, y los medicamentos para la diabetes, como la insulina, metformina y otros, podrían necesitar de un reajuste en su dosis.

Consideraciones

La capsaicina es un medicamento potente, tanto si se utiliza como una crema de venta libre o como un parche de prescripción o un suplemento nutricional. Habla con tu médico antes de comenzar a usar capsaicina o cualquier otro medicamento o suplemento para asegurarte de que es seguro para ti, especialmente si tienes problemas de salud existentes o tomas medicamentos recetados regularmente.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por christine case-lo | Traducido por priscila caminer