Seguridad de las benzodiazepinas

Las benzodiazepinas son un tipo de medicamento utilizado para tratar muchas condiciones médicas desde la ansiedad y trastornos de pánico hasta las crisis convulsivas, el insomnio y el síndrome de abstinencia por alcohol. Actúan potenciando la acción de un químico cerebral, el ácido gamma-aminobutírico o GABA. El ácido gamma-aminobutírico promueve la relajación, es por esto que las benzodiazepinas son efectivas tratando estos problemas. Las benzodiazepinas generalmente son seguras cuando se toman de acuerdo a la prescripción. Sin embargo, deben tomarse con precaución para reducir el riesgo de los efectos secundarios asociados a estos medicamentos.

Alcohol

El alcohol es una de las sustancias más peligrosas que se pueden consumir cuando se toman benzodiazepinas. Ambas substancias tienen efectos similares en el cerebro y tomarlas al mismo tiempo resulta en un efecto aditivo. Tomar alcohol mientras consumes benzodiazepinas puede causar una sobredosis potencialmente fatal. Incluso el alcoholismo social es riesgoso mientras tomas benzodiazepinas.

Interacciones medicamentosas

Muchos medicamentos interaccionan con las benzodiazepinas y estas interacciones pueden tener consecuencias adversas. Cualquier fármaco que cause sedación tiene el potencial de interaccionar con benzodiazepinas. Ejemplos incluyen a los barbitúricos, analgésicos narcóticos, anticonvulsivantes, antipsicóticos y algunos antihistamínicos y antidepresivos. Tomar otros medicamentos junto con las benzodiazepinas puede disminuir la depuración de estos fármacos, llevándolos a niveles potencialmente tóxicos. Algunos medicamentos recetados para el asma o la enfermedad pulmonar obstrucitva crónica, como la teofilina y aminofilina, pueden reducir el efecto sedante de las benzodiazepinas. Una manera de evitar tomar medicamentos que interactúen con las benzodiazepinas es acudir a la misma farmacia para surtir tus prescripciones. Los farmacéuticos revisan tus medicamentos actuales cuando llenan una nueva prescripción para detectar posibles interacciones medicamentosas. Si debes acudir a una farmacia distinta, avísale al farmacéutico qué medicamentos estás tomando.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de las benzodiazepinas son: fatiga, somnolencia, debilidad muscular, mareo y disminución en la coordinación. Estos efectos secundarios pueden incrementar el riesgo de caídas y accidentes. Otros efectos secundarios más graves pero poco frecuentes incluyen amnesia o disfunción de la memoria, confusión, depresión, ideas suicidas, desorientación, crisis convulsivas, visión doble, habla mal articulada, agitación, agresividad, alucinaciones y reacciones alérgicas. Uno de los efectos secundarios más preocupantes de las benzodiazepinas es la depresión respiratoria, lo que significa que tu capacidad de respirar se dificulta. Este efecto adverso normalmente ocurre con sobredosis de benzodiazepinas y puede privar a tu cerebro y otros a otros órganos de oxígeno. Informa al profesional de salud que te prescribió el medicamento sobre cualquier efecto adverso que experimentes. Puede ser que la dosis necesite ajustarse o el medicamento tenga que cambiarse.

Adicción

Las benzodiazepinas normalmente se prescriben por periodos cortos de tratamiento, porque el uso prolongado puede implicar adicción física y psicológica. Después de incluso una semana, podrías experimentar síntomas de abstinencia al descontinuar el tratamiento con benzodiazepinas. Los síntomas incluyen insomnio, dolor de cabeza, ansiedad, depresión, inquietud, confusión, irritabilidad, náusea y vómito. El riesgo de adicción aumenta mientras las dosis sean más altas y el tratamiento más prolongado.

Sobredosis

La sobredosis por benzodiazepinas es una preocupación en cuanto a su seguridad. Sin embargo, cuando se toman como fueron prescritas el riesgo es bajo. Los síntomas de una sobredosis leve incluyen somnolencia, confusión y falta de energía y motivación. Con una sobredosis más importante puede disminuir el tono muscular, bajar la presión arterial, provocar depresión respiratoria, torpeza, disminución de los reflejos y coma. La sobredosis por benzodiazepinas puede conllevar a la muerte, aunque este es un evento infrecuente. En el caso de una sobredosis, busca atención médica de inmediato. El flumazenilo es un antídoto para las benzodiazepinas, que puede administrarse en la sala de urgencias.

Uso en los ancianos

Los adultos mayores tienden a ser más sensibles a los efectos psicológicos de las benzodiazepinas en comparación con los adultos jóvenes. Un estudio del 2010 publicado en el "British Medical Journal" descubrió un aumento en el riesgo de demencia asociado al uso de benzodiazepinas en personas mayores de 65 años. Otras preocupaciones en cuanto al uso de benzodiazepinas en el anciano, incluyen un mayor riesgo de caídas y mayor susceptibilidad a su efecto sedante. Para reducir el riesgo de estos efectos adversos, a los adultos mayores generalmente se les prescriben dosis bajas de benzodiazepinas y se les mantiene en vigilancia estrecha.

Precauciones

Toma benzodiazepinas sólo siguiendo las indicaciones de tu médico. Ten cuidado al manejar y utilizar maquinaria pesada, especialmente al inicio del tratamiento. Las mujeres embarazadas y en lactancia generalmente deben evitar tomar benzodiazepinas. Estos fármacos atraviesan la placenta y se eliminan en leche materna.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne albrecht | Traducido por karly silva