Cómo hacer un seguimiento de los hitos en el desarrollo del niño

Hacer un seguimiento de los hitos del desarrollo de tu hijo se trata de mucho más que simplemente completar el libro del bebé o tener un álbum de fotografías actualizado. Los hitos en realidad son marcadores importantes que tu pediatra utiliza para medir su desarrollo y notar potenciales problemas lo antes posible. Por supuesto, eso no quiere decir que no puedes hacer del registro una parte más del álbum. Mantén un registro para que puedas conservar recuerdos y tengas conversaciones significativas sobre el desarrollo de tu pequeño.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Habla con el pediatra de tu hijo en tu próxima cita y trata de saber un poco más sobre los hitos del desarrollo que viene. Deberás saber qué esperar para que puedas mantener el ojo sobre el comportamiento y las habilidades que tu hijo debe exhibir en los meses siguientes. El sitio web del Centers for Disease Control and Prevention tiene una excelente herramienta para los grandes hitos a esperar durante los primeros cuatro años. Ten en mente que aunque puedas tener una idea general de cuándo debe alcanzar ciertos hitos, cada niño es diferente y se desarrolla a su propio ritmo.

  2. Mantén un diario, una tabla, un blog u otro tipo de registro de hitos, que te permitan anotar cuestiones específicas. Aunque puedes anotar estos momentos en un anotador para registrar el desarrollo de tu hijo, utilizar un álbum o blog te permite registrar recuerdos y fotografías junto con los hechos específicos, lo que lo convierte en la forma ideal para guardar recuerdos e hitos de forma concurrente.

  3. Registra la información más importante con cada hito. Tu pediatra particularmente querrá ver los hitos alcanzados (sentarse, gatear, caminar, comer solo, jugar con amigos) con la edad que tenía tu hijo cuando alcanzó esa meta y la fecha. Esto no sólo te dice cómo está progresando tu hijo sino que le da al pediatra la mejor información para registrar el desarrollo de tu hijo e identificar cualquier problema.

  4. Mantén tu información de registro como una guía personal de tu hijo. Aunque es tentador comparar las últimas hazañas de desarrollo de tu hijo con el de tu amiga, las competencias pueden ser preocupaciones sin necesidad. Si otro niño ya está caminando y el tuyo aún está gateando felizmente, no es que automáticamente el tuyo está "detrás". Mantén los hitos para ti (la única persona para discutirlos es con tu pediatra).

  5. Lleva tu diario, álbum o tabla contigo a las citas regulares con el pediatra de tu hijo. Allí puedes conversar sobre cómo está progresando tu hijo y si te tienes que preocupar con su tasa de crecimiento y desarrollo. Tener toda la información pertinente hace que para tu pediatra sea más fácil ver todo el progreso de tu hijo y diagnosticar cómo está desarrollándose.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por aldana avale