Secretos para nadar realmente rápido

Nadar realmente rápido no sucede de la noche a la mañana. Puede que te frustres cuando haces tu mejor esfuerzo en la piscina, salpicando ruidosamente y moviéndote furiosamente, y en el carril de al lado aparece un nadador que te pasa sin esfuerzo. A diferencia de otros deportes, esforzarte más no te hace necesariamente más rápido en la piscina. Nadar es un deporte de técnica intensiva y requiere que te sientas cómodo en un ambiente diferente. Las reglas para moverte rápido en el agua difieren a las reglas para moverte en la tierra.

Relájate y sé aerodinámico

Apodado el "Cohete ruso", el campeón olímpico Alexander Popov tenía una técnica legendaria, así como una velocidad impresionante. Una de las características de la técnica de natación de Popov era lo suave que era en el agua. Aunque se movía rápido, sus brazadas lucían relajadas y largas en vez de ser cortas y frenéticas. En vez de forzar su camino contra la resistencia del agua, Popov corta el agua, reduciendo la fricción creada por sus propios movimientos. Puedes mejorar tu velocidad en el agua volviendo a tu cuerpo aerodinámico y relajándote en el agua.

Posición del cuerpo y giro

Una vez que te estires y relajes tu cuerpo, concéntrate en rotarlo con cada brazada que hagas. En el estilo libre, debes nadar principalmente sobre un costado, cortando el agua y reduciendo tu perfil. Ya que el agua es más densa que el aire, cada movimiento que hagas se encuentra con una mayor resistencia, por lo que para moverte más rápido debes deslizarte a través del agua en vez de luchar contra ella. Mantener tu cadera alta y tu cuerpo en posición neutral hará que vayas más rápido, al igual que rotar tu cuerpo para respirar en vez de levantar tu cabeza.

Patadas

Desarrollar una patada fuerte y pareja es esencial para nadar rápido. Las patadas rápidas en el estilo libre deben comenzar desde tu cadera y deben terminar con un movimiento flexible en tus tobillos. Usar aletas puede ayudarte a mejorar la flexibilidad de tus piernas y tobillos, pero evita usarlas continuamente durante tus rutinas. Usa una tabla de piscina y mantén tu cabeza sobre o bajo la superficie del agua para variar la posición de tu cuerpo, o da patadas sobre un costado.

Práctica

Para nadar realmente rápido, no hay ningún sustituto para el tiempo que pasas en el agua. Acostumbrarte al agua puede ser difícil y el proceso de aprendizaje difiere de un nadador al siguiente. Los ejercicios específicos como el "catch up drill", con aletas, paletas y snorkel, harán que te acostumbres a la posición corporal y a la distancia que viajas con cada brazada que necesitas para lograr nadar más rápido. Trabajar con un entrenador o equipo de natación te ayuda a concentrarte y a sacar lo mejor de tu tiempo en la piscina.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por ana maría guevara