Cómo secar o preservar arándanos

Escrito por jackie lohrey | Traducido por mayra cabrera
Secar o preservar arándanos hace que sus beneficios para la salud estén disponibles todo el año.

El buen sabor y alto valor nutritivo de los arándanos hace que sea lamentable que no estén ampliamente disponibles todo el año. Una porción proporciona a tu cuerpo el 25% de tu requerimiento diario de vitamina C, así como una buena dosis de hierro, manganeso y fibra. Además, los arándanos son una de las mejores maneras de proporcionar a tu cuerpo con los beneficios de los antioxidantes. Entender el proceso de secado o preservación los arándanos te ayudará a obtener sus beneficios mucho después de que su temporada de crecimiento haya terminado.

Secado de arándanos

Ajusta el inserto en un vaporizador de verduras y agrega suficiente agua para llenar la cesta del vaporizador a la mitad.

Lleva el agua a hervir en la estufa.

Agrega los arándanos en el agua hirviendo durante 30 a 60 segundos.

Retira la cesta del vaporizador del agua hirviendo y colócala bajo un chorro suave de agua fría para enfriar los frutos y evitar que se cocinen de más. Este proceso es necesario para romper la piel exterior de los arándanos y promover la penetración del aire.

Vacía las bayas en toallas de papel y deja secar al aire durante 10 a 20 minutos.

Transfiere las bayas a un máximo de cuatro bandejas para hornear. Colócalas de modo que formen una sola capa. Utiliza un estimado de alrededor de 1 a 2 libras de arándanos por bandeja como guía.

Ajusta tus rejillas para horno de forma que haya un espacio de al menos 1 pulgada entre cada bandeja.

Precalienta el horno a 140 grados F y luego añade los arándanos, deja entreabierta la puerta del horno. Para un horno eléctrico, deja una abertura de entre 4 y 6 pulgadas y deja la puerta del horno de gas abierta de 1 a 2 pulgadas.

Seca los arándanos cerca de 4 horas. Revuelve suavemente las bayas con una espátula y gira las bandejas para hornear cada 30 minutos durante este tiempo.

Transfiere la bandeja del horno a rejillas de enfriamiento y deja que los arándanos alcancen la temperatura ambiente antes de guardarlos en recipientes herméticos.

Congelación de arándanos

Ajusta el inserto en un vaporizador de verduras y agrega suficiente agua para llenar la cesta del vaporizador a la mitad.

Congela los arándanos en bandejas por aproximadamente 12 horas.

Transfiere las bayas congeladas a bolsas de plástico para alimentos o contenedores para congelar y regrésalas al congelador.

Consejo

Congelar es la mejor manera de preservar la forma y textura de los arándanos. Descongela los arándanos congelados en tu refrigerador y añádelos directo del congelador a un muffin, pastel o masa de pan.

Procesa los arándanos para secarlos o congelarlos dentro de los dos días de la fecha en que los cortaste o compraste. Antes de empezar, escoge y elimina cualquier baya suave o aguada y lávalos bien en un colador bajo el chorro de agua fría.