Cómo secar los pimientos de cayena y evitar el moho

Los pimientos de cayena son cultivados comúnmente en el jardín de tu casa. Los pimientos de cayena son decorativos en la planta y llenos de sabor robusto cuando se utilizan para condimentar un plato culinario favorito. Estos se cosechan cuando los pimientos están maduros y se han convertido, de verde a un rojo brillante, ya que los pimientos son mejores cuando se les permite madurar en la planta. Los pimientos de cayena se secan con facilidad y no se necesita un trabajo de preparación, con excepción de un enjuague rápido para quitar el polvo del jardín. Cuando se secan completamente y se almacenan correctamente, éstos no se ven afectados por el moho.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Deshidratador de alimentos
  • Cuchillo para verduras
  • Estante deshidratador, molde para hornear o lámina de cocción
  • Espátula
  • Pantalla o rejilla de secado
  • Tul o gasa
  • Paño de limpieza
  • Aguja grande
  • Hilo dental, hilo de pescar o hilo resistente
  • Recipiente hermético

Instrucciones

  1. Seca los pimientos de cayena en un deshidratador de alimentos o en el horno. Lava los pimientos de cayena para eliminar el polvo, utiliza un cuchillo de cocina para cortar una pequeña raja en cada pimiento. Difunde los pimientos en una sola capa sobre una rejilla del deshidratador. Para secar los pimientos de cayena en el horno, extiende los pimientos en una bandeja para hornear o bandeja de horno. Establece la temperatura de tu deshidratador u horno entre 120 y 140 grados F. Gira los pimientos con una espátula, al menos, una vez cada hora para promover un secado uniforme. El secado en un horno o deshidratador puede tardar hasta un día.

  2. Seca a los pimientos de cayena al aire libre si las temperaturas diurnas están por encima de los 85 grados F. Filetea los pimientos de cayena pequeños y corta a los pimientos grandes por la mitad longitudinalmente. Coloca los pimientos una capa profunda en una pantalla o rejilla de secado. Cubre los pimientos con malla o gasa para mantener las plagas alejadas de los pimientos. Lleva los pimientos al interior durante la noche. El tiempo de secado tarda al menos varios días, pero varía ampliamente dependiendo de la humedad la temperatura del aire y el tamaño de los pimientos.

  3. Deja secar al aire los pimientos colgándolos en un lugar seco y bien ventilado. Para secar los pimientos al aire, primero enjuaga los pimientos o límpialos con un paño limpio y húmedo. Enhebra una aguja grande con hilo dental, hilo de pescar o hilo resistente, como el hilo de alfombra. Inserta la aguja a través del extremo del tallo de cada pimiento y ata a los pimientos entre sí. Cuelga los pimientos en un clavo o gancho. El secado puede tardar hasta un mes, dependiendo de la temperatura ambiente.

  4. Seca los pimientos de cayena hasta que éstos estén secos, arrugados y el color se haya profundizado a un rojo intenso. Desmenuza o muele los pimientos secos, y luego almacénalos en un contenedor bien cerrado o recipiente hermético. Guarda los pimientos en un lugar seco y bien ventilado. Un lugar oscuro es mejor, ya que la luz del sol desvanece rápidamente el color rojo de los pimientos.

Consejos y advertencias

  • Siempre usa guantes cuando trabajes con pimientos de cayena, ya que los pimientos picantes pueden quemar tu piel. Nunca te toques los ojos. Lávate las manos con abundante agua caliente y jabón después de trabajar con los pimientos, incluso si usaste guantes.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por martín giovana