Sauna infrarrojo contra tradicional

Los saunas son un accesorio común en muchos centros de ejercicio, spas y otras instalaciones relacionadas con la salud por todo Estados Unidos. De hecho, los saunas incluso han encontrado su camino hacia muchas casas privadas a través de instalaciones profesionales o el uso de un kit de construcción de sauna. Cuando escojas el tipo de sauna que quieras usar, tus opciones se han ampliado desde solo un sauna tradicional hasta tener la opción adicional de un sauna infrarrojo. Cada tipo de sauna tiene sus diferencias únicas.

Calor

Una de las principales diferencias entre un sauna tradicional y uno infrarrojo es el calor involucrado mientras estás dentro de la unidad. Los saunas secos tradicionales usan temperaturas de hasta 185 a 195 grados F (85 a 90,5 °C), que puede abrumar a aquellos que sean más sensibles al calor. Los saunas infrarrojos usan un entrono de temperatura mucho más leve de entre 120 a 150 grados F (48,8 a 65,5 °C). Sin embargo, como el calor de los saunas infrarrojos viaja mucho más profundamente en el cuerpo, pueden causar una sudoración más vigorosa a una temperatura más baja según declaró el Dr. Richard Beever en la publicación de julio de 2009 de Canadian Family Physician (Médico familiar canadiense).

Humedad

Cuando comparas un sauna infrarrojo con un sauna de vapor tradicional, es importante tener en cuenta la humedad. Un sauna de vapor va a tener una temperatura más baja que un sauna tradicional seco, pero también empelará cantidades más grandes de vapor caliente, lo que crea una experiencia húmeda. Los saunas infrarrojos no usan vapor y dependen completamente del calor de los calentadores infrarrojos para sus efectos generales.

Necesidades de energía

Otra diferencia entre los saunas tradicionales y los infrarrojos es la cantidad de energía que se requiere para operar cada unidad. Los saunas tradicionales requieren más energía general para funcionar; un sauna típico ocupa hasta 6 kw de poder en comparación con los 1.6 kw que típicamente requiere un sauna infrarrojo. Esto significa que un sauna tradicional es casi tres veces más caro para usar que un sauna infrarrojo. Esto puede hacer una diferencia, dependiendo de que tan seguido uses la unidad.

Acción

Un sauna seco tradicional usa una estufa para calentar el aire. Conforme la temperatura aumenta a tu alrededor, la temperatura de tu cuerpo también aumenta debido a la absorción por convección de calor. Esto causa que tu cuerpo comience el proceso de enfriamiento transportando a la sangre más cerca de la superficie de la piel y abriendo los poros a través de la sudoración. Los saunas infrarrojos también calientan el aire circundante, pero en menor grado. En cambio, los saunas infrarrojos usan calentadores infrarrojos para emitir una longitud de onda específica de luz infrarroja. Tu piel absorbe esta longitud de onda, causando un aumento en la temperatura corporal. Esto provoca los mismos efectos que un sauna tradicional con menos calor total necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por laura lara