¿Puedo usar un sauna de calor seco para bajar de peso?

De acuerdo con Obesity Society y los datos que recolectaron en 2007, más del 25% de los adultos estadounidenses son clasificados como obesos y corren un mayor riesgo de enfermedad. La pérdida de peso puede ser difícil y tomarse mucho tiempo. Un sauna de calor seco es un método utilizado para bajar de peso rápido.

Características

Los saunas de calor seco se pueden encontrar en gimnasios y spas. Son habitaciones con paneles de madera con bancos y un mecanismo de calentamiento. En algunos casos, la habitación se puede calentar a 185 grados Fahrenheit. Esto puede causar que la piel se caliente a unos 104 grados en un corto período. De acuerdo con Harvard Medical School, los saunas secos son relativamente seguros para la mayoría de las personas, pero parecen tener poco beneficio para la salud más allá de la relajación y una sensación de bienestar.

Pérdida de peso de un sauna seco

Puedes perder alrededor de una pinta de líquido a través del sudor cuando usas un sauna seco. Sin embargo, es necesario sustituir estos fluidos por lo que el peso regresa. Algunos atletas que se requieren para hacer el peso para un evento lo utilizan como un método de reducción de peso, pero entienden que es temporal y no la utilizan de forma regular, indica National Strength and Conditioning Association.

Crear pérdida de peso

La pérdida de peso duradera se logra creando un balance de energía negativa dentro de tu cuerpo. Esto se consigue consumiendo menos calorías de las que quemas regularmente. Ajustar tu dieta y aumentar la actividad física puede producir resultados sostenibles. Las calorías que quemas en un sauna a causa del aumento de la sudoración y aumento del ritmo cardíaco no son un sustituto para un plan de dieta y entrenamiento eficaz, advierte el sitio web Weight Loss For All.

Recomendaciones de dieta y ejercicio

El American College of Sports Medicine recomienda que acumules 225 a 420 minutos de ejercicio moderado a vigoroso a la semana para producir una pérdida de peso significativa. Esto debe ser una combinación de ejercicio cardiovascular y entrenamiento de fuerza. Sigue una dieta baja en grasa y baja en calorías que incluya carbohidratos complejos, fuentes de proteína magra, y limita las grasas trans y saturadas. Incluye una variedad de frutas y verduras para las vitaminas y minerales necesarios. Un plan sensato junto con un sauna, si lo disfrutas, te puede dar los resultados deseados.

Consideraciones

Ten cuidado al utilizar un sauna seco, informa Harvard Medical School. Si estás enfermo o te sientes de esa manera cuando usas el sauna, detente. Bebe de dos a cuatro vasos de agua fresca después de haber salido del sauna y no te quedes por más de 15 a 20 minutos. Discute el uso de un sauna con tu médico si estás tomando algún medicamento que hace que tu cuerpo se sobrecaliente o impida la sudoración, o si tienes una condición médica donde esté contraindicado el sauna. El uso de calor seco no es apropiado para todos.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por verónica sánchez fang