El saúco y el cáncer

Si estás interesado en el tratamiento y la prevención del cáncer a base de plantas, la baya del saúco puede ser una medicina a base de hierbas útil para tener en cuenta. Utilizados en la medicina tradicional como un estimulante inmunológico y tónico, los extractos hechos de bayas de saúco también tienen propiedades que combaten el cáncer. Sin embargo, las hierbas medicinales no pretenden ser un sustituto de la atención médica estándar, así que consulta con tu proveedor de atención médica antes de comprar productos a base de hierbas.

La fuente de estas bayas

Las bayas de saúco son el fruto del saúco, también conocido como Sambucus nigra, que se utiliza en la medicina herbal tradicional para las infecciones, inflamaciones, problemas digestivos y como tónico general. Los productos hechos de saúco se cocinan o se hierven para deshacerse de las toxinas, y los productos más comunes que se encuentran en el mercado son jarabes, licores, vinos y extractos secos. En los últimos años los productos de la baya de saúco se hicieron cada vez más populares para el tratamiento de infecciones virales tales como la gripe y el resfriado común. Las bayas de saúco contienen hasta cuatro antocianinas individuales, que dan a la planta sus propiedades medicinales.

Antioxidantes

Las bayas de saúco son ricas en antioxidantes. En un estudio publicado en "Free Radical Biology and Medicine" en 2000, los investigadores de la Universidad de Tufts descubrieron que el extracto de la baya del saúco tiene propiedades antioxidantes importantes que protegen a los tejidos de los radicales libres. La gama de antocianinas antioxidantes que se encuentran en el extracto de la baya de saúco puede ayudar a proteger los tejidos celulares del daño oxidativo, que juegan un papel importante en el establecimiento de enfermedades crónicas tales como el cáncer y enfermedades cardiovasculares.

El cáncer

La baya del saúco puede tener un efecto directo sobre la propagación y el crecimiento de los tejidos cancerosos. En un estudio publicado en "Free Radical Research" en 2002, los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio exploraron la capacidad de seis bayas, incluyendo la de saúco, para inhibir la capacidad de los tumores de aumentar sus propios vasos sanguíneos, un proceso conocido como angiogénesis. Las seis bayas ensayadas inhibieron significativamente la angiogénesis, mientras que los antioxidantes comunes, como la vitamina E, no tuvieron ningún efecto. El saúco tiene acciones antioxidantes similares a frambuesa y el arándano, pero no es tan fuerte como la fresa o el arándano.

Función inmune

Cuando tomas saúco internamente, le puedes dar a tu sistema inmune un comienzo repentino. En un estudio publicado en el "Israel Medical Association Journal" en 2002, los investigadores del Hospital de la Universidad Hadassah examinaron diferentes productos de saúco en el mercado. Todas las formulaciones de saúco mostraron propiedades estimulantes del sistema inmune significativas, aumentando las células blancas de la sangre, los productos químicos anti-inflamatorias y los inflamatorias, y estimulando la producción de un factor de necrosis tumoral o TNF. Cuando el cuerpo detecta sustancias tóxicas o cancerosas, se libera el TNF como un producto químico contra el cáncer y antibacteriano natural. Estos resultados sugieren que la baya del saúco puede ayudar a la lucha del cuerpo contra el cáncer mediante el apoyo a las defensas naturales.

Seguridad y toxicidad

La baya del saúco es segura y bien tolerada por la mayoría de la población. Asegúrate de cocinar siempre las bayas de saúco o comprar productos cocidos, ya que la fruta cruda puede causar náuseas. De acuerdo con Drugs.com, las hojas, la corteza y tallos de la planta de saúco pueden contener toxinas relacionadas con el cianuro, por lo que hay que usarlos con precaución. Consulta con un médico antes de tomar hierbas medicinales, ya que pueden causar interacciones no deseadas con los medicamentos recetados y de venta libre.

Más galerías de fotos



Escrito por joel le blanc | Traducido por sofia loffreda